¿Cómo será el empleo del futuro?

3

Un trabajo emergente, con mucha demanda y pocas personas capacitadas para llevarlo a cabo. ¿Cuáles son sus principales características? 

El científico de datos es un claro ejemplo de una profesión nacida a la luz del auge del big data. Se trata de una combinación de distintos saberes, una ciencia inter-disciplinaria que combina habilidades como la estadística, la econometría y la sociología pero también machine learning, la inteligencia artificial y el data mining.

“En el marco de los ‘trabajos del futuro en el presente’, se trata de un empleo emergente, con mucha demanda y pocas personas capacitadas para llevarlo a cabo” afirma Gustavo Guaragna, CEO de Snoop Consulting.

Los científicos de datos encaran problemas complejos y tratan de resolverlos con el resultado de la aplicación de un algoritmo. Luego se encargan de trabajar en la visualización de esa información y en cómo analizarla. Tienen habilidades duras de las disciplinas de matemática y programación, a lo que se suma la comprensión y el análisis de esos datos.

Estos empleos son demandados por empresas que producen una cantidad masiva de información, lo que se conoce como big data y se identifica con las “4 V”: veracidad, velocidad (o volatilidad), variedad y volumen de los datos. Al principio lo usaban plataformas como Facebook o Twitter y también empresas de telecomunicaciones o tarjetas de crédito. También son demandadas por compañías del rubro de oil & gas, que necesitan información para determinar el mejor lugar para encontrar petróleo, por ejemplo.

Es un trabajo que trata de descubrir patrones que permitan hacer una predicción, como los algoritmos que recomiendan títulos en Netflix o canciones para playlists en Spotify. Su uso también es muy extendido en e-commerce y retail, donde los clicks son información. “Por otro lado, toda la nueva tecnología que irrumpe en los hogares -como Alexa, Siri, etc- tiene usos que generan muchísima información, y allí los científicos de datos serán imprescindibles. Otro campo donde se está utilizando es el de los recursos humanos, para tomar decisiones tales como la conveniencia de promover o retener a un empleado” completa Guaragna.

La metodología que muchas empresas utilizan es compartir los problemas online y premiar dinero en efectivo a quienes lo resuelven. Un caso emblema es el de Kaggle, que a 7 años de su creación fue adquirida por Google. En su primera competencia buscaban predecir los ganadores del Concurso Eurovision. El afortunado científico que resolvió el pronóstico correctamente se alzó con un premio de USD1000. Desde entonces, las competencias pasaron por todo tipo de temáticas incluidas las cuestiones de salud como curas para el cáncer o avances en el diagnóstico de fallas en el corazón.

Todo lo que hacemos -lo que comemos, lo qué vemos, cómo socializamos- genera información, y es susceptible de registrarse. Los encargados de enfrentarse a ese lago de datos y dotarle de un sentido son estos nuevos científicos, que están frente a enormes oportunidades para lograr una mejor calidad de vida en áreas que van desde políticas públicas a empresas que operen de modo más eficiente y brinden servicios más personalizados. En suma, esas oportunidades solo se aprovechan si existen recursos capaz de convertir la información disponible en decisiones significativas.