Estiman que la pobreza en Argentina llega a 32%

El Indec actualizó datos que delimitan pobreza e indigencia. Actualiza el 28 de marzo qué porcentaje no cubre necesidades básicas. Fue de 27,3% en primer semestre.

Los datos oficiales que se utilizan para delimitar el umbral bajo el cual una persona es pobre o indigente y que, en definitiva, terminarán aportando para el registro de qué porcentaje de la población está bajo la línea de pobreza, no son alentadores: en 2018 la canasta básica total (CBT) (que marca los ingresos necesarios para no ser pobre) aumentó el año pasado 52,9%, y la alimentaria (CBA), que define la situación de indigencia, se incrementó 53,5%, ambas por encima de la inflación.

El IPC del Indec en 2018 llegó a un aumento anual de 47,6%, la mayor suba desde 1991, aunque los alimentos que conforman la CBA se incrementaron aún más. Es que la devaluación del año pasado, que llegó a un 50%, impactó de manera más fuerte en los precios de los alimentos, que de acuerdo al informe de IPC registraron un alza de 51,2%, casi el incremento de la CBA, que fue de 53,5%.

Martín González Rozada, director de la maestría en Econometría y en la de Economía Aplicada de la Universidad Torcuato Di Tella, calculó que el porcentaje de la población que con sus ingresos no llega a cubrir los bienes y servicios necesarios de la canasta básica total y, por ende, están bajo la línea de pobreza llegó en el segundo semestre de 2018 al 32,2%.

El indec dará a conocer el dato actualizado, al segundo semestre del año pasado, de las personas por debajo de la línea de pobreza y de indigencia el próximo 28 de marzo. A nivel nacional, los últimos datos de pobreza del Indec mostraron en el primer semestre de 2018 una baja de 1,3 puntos porcentuales interanual, cuando se ubicó en 27,3%.

A una semana de su visita a Chaco, el Presidente encabezará un encuentro con los mandatarios de las provincias afectadas. Agroindustria homologará pedidos

Los datos del Indec de ayer marcan que la CBT aumentó en diciembre un 1,1% (el IPC fue de 2,6% en el mismo mes) y su costo se ubicó a fin de año en $ 25.493,80. Este es el ingreso mensual necesario para una familia de cuatro miembros, conformada por dos adultos y dos niños de 6 y 8 años, para no ser considerada pobre.

A su vez, la canasta alimentaria se incrementó un 0,7% en diciembre respecto de noviembre: alcanzó los $ 10.197,53, es decir, el mínimo ingresos mensuales para que esa familia no se encuentre en situación de indigencia.

La canasta básica alimentaria está compuesta por el total de artículos que reúnen los requerimientos calóricos y proteicos necesarios para un varón adulto, mientras la canasta básica total, incluye esos alimentos más el costo de servicios públicos y otros gastos.

Para un adulto, varón, de entre 30 y 60 años, de actividad moderada, la CBA cuesta $ 3300 por mes. Con este dinero la persona debería cubrir todos los alimentos para cubrir los requerimientos kilocalóricos y proteicos.

El costo anual de ambas canastas que el Indec releva en el Gran Buenos Aires, se ubicaron por debajo del valor que elabora la dirección de estadísticas del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. La Dirección General de Estadística y Censos porteña determinó que el costo de la CBA y de la CBT se ubicaron en diciembre en $ 13.193 y $ 31.349, respectivamente.

En cambio, los aumentos interanuales para ambas canastas en CABA fueron inferiores a los registrados por el INDEC en el área metropolitana, ya que la CBA aumentó 49,1% y la CBT 45,6%, en todo el año pasado, respecto del 2017.