¿Por qué se celebra el día del trabajador?

El 1° de mayo se conmemora el Día Internacional del Trabajador en memoria a los Mártires de Chicago, un grupo de sindicalistas anarquistas que fueron ejecutados en 1886 en Estados Unidos.

Todo comenzó en el año 1877 cuando las huelgas de ferroviarios, las reuniones y las grandes movilizaciones realizadas en Estados Unidos eran reprimidas a golpes, balazos y prisión. El motivo principal de las movilizaciones era buscar mejores condiciones de trabajo, que en ese entonces se asemejaban a las de la esclavitud, pero que años más tarde daría sus frutos.

Durante 1886 muchos obreros de Chicago estaban peleando por sus derechos: una jornada laboral de 8 horas. El mensaje era claro “8 horas para el trabajo, 8 horas para el descanso y 8 horas para la casa”. Chicago, que en ese momento era la segundo ciudad más poblada de Estados Unidos, veía como 80.000 trabajadores inicialmente se movilizaban. Pronto los reclamos se incrementaron y 400.000 personas en total se sumaron, llevando a cabo una intensa huelga que afectó a numerosas fábricas de todo el territorio estadounidense.

La bandera reflejaba el reclamo de los trabajadores: “8 horas para el trabajo, 8 horas para la recreación y 8 horas para descansar”.

La protesta tomó vigor cuando empleadores se negaron a acatar la Ley Ingersoll promulgada en 1886 por el presidente Andrew Johnson. Esta hacía referencia a la reivindicación del movimiento obrero por la reducción de la jornada laboral, y el establecimiento de 8 horas de trabajo diario o 48 horas de trabajo semanal, cuando lo normal en ese momento era trabajar 12 o 16 horas diarias.

El reclamo fue calificado como “indignante e irrespetuoso”, “delirio de lunáticos poco patriotas” que exigían que se les pague el mismo salario sin cumplir las horas de trabajo establecidas. Desde ese momento el conflicto se extendió a otras ciudades norteamericanas. La magnitud del conflicto causó preocupación en el gobierno y el sector empresarial.

El movimiento fue conducido inicialmente por Albert Richard Parsons, provocando el 1° de Mayo de 1886 la paralización de 12.000 fábricas en todo el territorio norteamericano. En Chicago se paró la ciudad completa, lo que provocó el despido de muchos trabajadores por parte de diferentes fábricas. El día 2 los obreros despedidos por parte de la empresa McCormick & Company realizaron un discurso reclamando por los 1.200 despidos y los atropellos policiales. Rápidamente accionó la policía dejando seis muertos y gran cantidad de heridos.

La indignación por parte de los trabajadores se reflejó en un claro mensaje “Si se fusila a los trabajadores responderemos de tal manera que nuestros amos lo recordarán por mucho tiempo”

Las movilizaciones se intensificaron más y más convocando a todos los trabajadores a reunirse el día 4 armados para reclamar por sus compañeros.

Grandes oradores harán presencia para denunciar las últimas atrocidades cometidas por la policía, los disparos a nuestros compañeros ayer por la tarde. ¡Trabajadores armados hacer fuerte presencia!

Por la mañana la policía atacó una columna de 3.000 huelguistas, esto provocó que horas más tarde durante una manifestación pasiva una persona desconocida lanzó una bomba a la policía que intentaba disolver la huelga de manera violenta. En Chicago se llenaron las cárceles de miles de revolucionarios y huelguistas.

El 21 de junio de 1886 comenzó un juicio a 31 obreros acusados de ser promotores del conflicto contra la policía. Todos fueron condenados, 2 de ellos a cadena perpetua, 1 a quince años de trabajos forzados y 5 a la muerte en la horca. La culpabilidad de los condenados nunca fue probada, el juicio fue totalmente manipulado y años después lo calificaron de ilegítimo y deliberadamente malintencionado.

Mártires de Chicago condenados injustamente a un juicio 21 de junio de 1886. Hoy los recordamos como héroes por haber peleado por los derechos de todo los trabajadores.