Ennio Morricone (1928 – 2020)

“Al amanecer del 6 de julio, en Roma, con el consuelo de la fe, murió Ennio Morricone”. Así lo anunció esta mañana,en nombre de la familia, el representante del compositor. Morricone, creador de algunas de las más bellas columnas sonoras del cine del siglo XX, murió en una clínica romana donde había sido internado por las complicaciones de una rotura de fémur, producto de una caída. Tenía 91 años.

La ceremonia fúnebre se realizará en la intimidad familiar, “en el respeto del sentimiento de humildad que inspiró su existencia”, agrega el anuncio, que destaca además que el compositor conservó hasta el final “plena lucidez y gran dignidad”.

Con más de 500 temas musicales a lo largo de su carrera, Ennio Morricone fue uno de los compositores más influyentes de la industria del cine.

Se formó en la Academia de Santa Cecilia, donde se graduó en trompeta, composición, instrumentación, dirección de banda y música coral. Alumno dilecto de Goffredo Petrassi, en su juventud Morricone integró el grupo de música experimental Nuova Consonanza y compuso música de concierto según el mandate estético de las vanguardias de pos guerra. Comenzó a trabajar para el cine en 1961, con la columna sonora para la película IlFederale, de Luciano Salce. Por esa época trabajó también como arreglador de algunos de los nombres importantes de la canción italiana, como Mina y Gianni Morandi. En 1970 fue el arreglador y director musical de Per un pugno di samba, un disco italiano de Chico Buarque y en 1978 compuso la canción oficial del Mundial de fútbol que se jugó en la Argentina.

Aquí repasamos algunos de sus más grandes éxitos.

1. “El bueno, el malo y el feo”

El italiano compuso el memorable tema de The Good, the Bad and the Ugly (“El bueno, el malo y el feo”, 1966) de Sergio Leone, cuyo tema principal pronto se convirtió en un éxito mundial.

El músico fue galardonado en 2007 -tardíamente, según muchos críticos- con un Oscar honorífico por su carrera musical, el segundo compositor de partituras cinematográficas en recibir tal reconocimiento de la Academia de Cine de Hollywood.

2. Cinema Paradiso

Otro de los grandes éxitos del cine, Cinema Paradiso (1988), vino acompañado de la música de Morricone.

La conmovedora música de la película del italiano Giuseppe Tornatore, que en 1989 ganó el Oscar a mejor filme de habla no inglesa, estuvo a cargo del compositor nacido en Roma en 1928.

3. “Érase una vez en América”

Muchos críticos consideraron que la banda sonora de la película Once Upon A Time in America (“Erase una vez en América”) fue el mejor trabajo de Morricone.

La cinta de 1984, dirigida por Sergio Leone y de 322 minutos de duración, ganó el Globo de Oro por su música, pero la banda sonora no fue nominada a los Oscar debido a que el crédito al músico no fue incluido en una edición acortada para los cines de EE.UU.

4. “Los intocables”

Morricone trabajó con el director estadounidense Brian de Palma en The Untouchables (“Los intocables”, 1987), cinta que estuvo entre las candidatas al Oscar a mejor banda sonora.

El italiano estuvo nominado seis veces al Oscar, pero solo pudo obtener la estatuilla en 2016, además del premio honorífico de 2007.

5. “Los Ocho más odiados”

“No hay una gran banda sonora sin una gran película que la inspire”, dijo Morricone cuando finalmente recibió el Oscar hace cuatro años.

El galardón fue por su destacable trabajo en The Hateful Eight (“Los odiosos ocho”, 2015), escrita y dirigida por el estadounidense Quentin Tarantino.

6. “La misión”

Su partitura para The Mission (“La misión”, 1986), de Roland Joffé, ha sido descrita como un trabajo tan conmovedor que, en lugar de complementar la película, la superó. Fue nominado al Oscar por este trabajo.

En particular, el tema “El oboe de Gabriel” ha sido uno de los más alabados.

Trabajar para el cine ha sido una experiencia preciosa porque me dio la oportunidad de experimentar con mis ideas, escucharlas interpretadas por una orquesta para luego poder usarlas para un objetivo preciso”, decía el compositor.

Sin dudas Ennio quedará inmortalizado, por su arte, por sus composiciones. ¡Gracias y hasta siempre!