Cumbre del G6 buscará ejercer más presión contra ley de Abastecimiento

cumbre_g6

Luego de repudios individuales y gestiones vía Congreso y el Ejecutivo, los bancos, Construcción, Comercio, la Rural, la UIA y la Bolsa harán causa común.

En un último intento para buscar frenar el proyecto que busca reinstalar la Ley de Abastecimiento y que comenzará a ser debatido en los próximos días en el Senado, los empresarios de todos los sectores agrupados en el Grupo de los 6 (G6) se reunirán en la sede de la UIA. Se espera una reacción conjunta contra la iniciativa a través de un comunicado, adelantaron fuentes privadas.

El encuentro será a las 11 y estarán presentes los presidentes de la central industrial, Héctor Méndez; de las cámaras de Comercio, Carlos de la Vega, y de Construcción, Gustavo Weiss; de la Bolsa, Adelmo Gabbi; de la Sociedad Rural (SRA), Luis Miguel Etchevehere; y de la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba), Jorge Brito. Varias de las entidades expresaron la semana pasada su absoluto repudio al proyecto por considerar que es inconstitucional y que implica una “”estatización del mercado””, según planteó la Coordinadora de Industrias de Productos Alimenticios (Copal) en la carta que le envió a los legisladores.

Desde las 17, en tanto, comenzará el debate del paquete de proyectos de defensa del consumidor en las comisiones de Derechos Humanos, Justicia e Industria del Senado, pero el arranque será con la discusión del que busca crear nuevos fueros judiciales para la protección del usuario. La iniciativa más cuestionada por el sector privado y la oposición quedará para los próximos días. Esta tarde expondrán referentes del Poder Ejecutivo en defensa del paquete y también lo harán referentes de asociaciones de consumidores. Hasta ayer, no habían sido invitadas las cámaras empresarias, pero se espera que les llegue la convocatoria en breve, tal como anunció la presidenta Cristina Fernández. “”No se pretende imponer nada””, había sido la Presidenta, frente a las críticas del sector privado.

La potestad de imponer precios máximos, márgenes de utilidad y la posibilidad de establecer volúmenes de producción y canales de distribución en forma discrecional fue ampliamente rechazado por el establishment, que consideró que repercutirán muy negativamente en los niveles de inversión y empleo.

Fuente: El Cronista