Estados Unidos le ofrece una amnistía a Nicolás Maduro si renuncia

“No queremos procesarte y no queremos perseguirte. Queremos que dejes el poder”, asegura el enviado para Venezuela de la Casa Blanca.

Elliott Abrams, el enviado para Venezuela de la Casa Blanca, aseguró que, si Nicolás Maduro deja voluntariamente el poder, no lo imputaría ni buscaría castigarlo de ninguna manera.

“No es una persecución”, afirmó Abrams en una entrevista la tarde del martes 27 de agosto. “No estamos tras él, queremos que tenga una salida digna y que se vaya”.

Y le envió un mensaje a Maduro: “No queremos procesarte y no queremos perseguirte. Queremos que dejes el poder”. El Departamento del Tesoro señaló a Maduro como uno de los beneficiarios de presuntos envíos venezolanos de drogas ilegales, pero no recomendó imputarlo.

En la entrevista, Abrams intentó clarificar las versiones sobre los esfuerzos del gobierno de Trump para obligar a Maduro a que deje la presidencia luego que la semana pasada desde la Casa Blanca aseguran que estuvieron en contacto con “niveles muy altos” del gobierno venezolano, algo que su presidente ratificó: “Confirmó que desde hace meses hay contactos de altos funcionarios”, dijo Maduro, quien agregó que su gobierno está “preparado siempre para dialogar”.

Abrams dijo que no es el caso: “La noción de que estamos negociando es completamente equivocada. Y la noción de que hay un patrón de contactos es equivocada. Ha habido mensajes intermitentes y creo que a la gente le parecería completamente predecible cómo es el mensaje muy ocasional desde Washington: ‘Necesitan regresar a ser un país democrático. Maduro necesita dejar el poder. No debe postularse en una elección. No retiraremos las sanciones hasta que esté fuera del gobierno'”.

Además comentó que no considera que, por el momento, sea valioso hablar directamente con el gobierno de Maduro, y dijo que los mensajes de intermediarios en Venezuela para Washington han sido “muy poco frecuentes” desde finales del invierno y que la información que contenían era dudosa: algunos habrían sido enviados con el conocimiento de Maduro; otros, probablemente no.

El norteamericano también dijo en la entrevista que la Casa Blanca no dará su respaldo a que haya nuevas elecciones en el país suramericano si en la boleta hay alguno de los dos hombres que se disputan el poder: Maduro o Guaidó. El diplomático estadounidense indicó que si ellos quieren postularse, primero tendrían que dejar el cargo para evitar que haya peleas sobre si se manipuló la votación.

Abrams predijo que Guaidó posiblemente pondrá fin a las negociaciones para el 1 de octubre con tal de prevenir que se extiendan si no hay resolución alguna. “Queda muy claro que todavía no ha concluido que es un caso perdido”, dijo Abrams. “Puede que llegue a ese conclusión mañana”.