El Curiosity vuelve a taladrar en Marte por el ingenio del JPL

El rover Mars Curiosity de la NASA ha realizado la primera prueba de una nueva técnica de perforación en el Planeta Rojo ya que su sistema habitual dejó de funcionar de manera confiable.

Esta prueba produjo un agujero de aproximadamente media pulgada (1 centímetro) de profundidad en un objetivo llamado Lago Orcadie, no lo suficiente para una muestra científica completa, pero lo suficiente para validar que el nuevo método funciona mecánicamente.

Esta fue solo la primera de una serie de pruebas para determinar cómo el nuevo método de perforación puede recolectar muestras. Si este ejercicio hubiera alcanzado la profundidad suficiente para recolectar una muestra, el equipo habría comenzado a probar un nuevo proceso de introducción en los instrumentos dentro del rover.
El taladro se utiliza para pulverizar muestras de roca en polvo, que luego se depositan en dos de los instrumentos de laboratorio de Curiosity, SAM (Sample Analysis at Mars) y CheMin (Chemistry and Mineralogy).

Curiosity ha utilizado su taladro para recolectar muestras 15 veces desde su llegada a Marte en 2012. En diciembre de 2016, una parte clave del taladro dejó de funcionar. El taladro fue diseñado para usar dos estabilizadores con forma de dedo para estabilizarse contra la roca, pero un motor defectuoso impidió que la broca se extendiera y se replegara entre estos estabilizadores.

Después de meses de esfuerzo, el equipo de ingeniería de Curiosity pudo extender el taladro hasta los estabilizadores, pero el problema del motor persistió. El equipo planteó un desafío para ellos: ¿podrían hackear el taladro del robot espacial para que no requiera estabilizadores?

Las imágenes de un nuevo agujero en Vera Rubin Ridge, la ubicación actual de Curiosity, sugieren que esta solución ingeniosa está dando sus frutos. Al dejar el taladro en una posición extendida, los ingenieros pudieron practicar esta perforación a mano alzada durante meses durante las pruebas en la réplica del rover en la Tierra. Este agujero en el lago Orcadie proporciona las primeras ideas sobre cómo funcionará esta operación en el entorno marciano.

Si el método anterior era como una taladradora, manteniendo la broca estable mientras se extiende hacia una superficie, ahora es más a mano alzada. El rover de la NASA está utilizando todo su brazo para empujar la broca hacia delante, recentrándose mientras toma medidas con un sensor de fuerza. Ese sensor se incluyó originalmente para detener el brazo del móvil si recibía una sacudida de alta fuerza. Ahora ofrece a Curiosity un sentido del tacto vital, evitando que la broca se desplace demasiado hacia los lados y se atasque en la roca.

No ha sido fácil. Los ingenieros de JPL (Je PropulsionLaboratory) de la NASA pasaron muchos turnos dobles probando el nuevo método, incluso los fines de semana y días festivos. También tuvieron que realizar una “cirugía invasiva” en su banco de pruebas, una réplica casi exacta de Curiosity, instalando un sensor de fuerza para que coincida con el de Marte. El sensor del banco de pruebas basado en la Tierra había dejado de funcionar antes del lanzamiento de Curiosity en 2012, pero nunca antes había habido motivo para reemplazarlo.

“Esta es una buena señal para el nuevo método de perforación”, dijo en un comunicado Doug Klein de JPL, uno de los ingenieros de muestreo de Curiosity. “A continuación, tenemos que perforar un agujero de profundidad completa y demostrar nuestras nuevas técnicas para entregar la muestra a los dos laboratorios integrados de Curiosity”.
Dejar el taladro en su posición extendida significa que ya no tiene acceso a un dispositivo que tamiza, reparte y entrega el polvo de roca a los instrumentos del rover (llamado Recolección y Manejo para el Análisis de Roca Marciana In-Situ, o CHIMRA).

JPL también tuvo que inventar una nueva forma de depositar el polvo sin este dispositivo. La nueva solución hace que Curiosity parezca agregar condimento a sus muestras, sacudiendo los granos de la broca como si estuviera echando sal en una coctelera.
Este método se ha probado con éxito aquí en la Tierra, pero la atmósfera y la gravedad de la Tierra son muy diferentes de las de Marte. Si el polvo de roca en Marte caerá en el mismo volumen y de manera controlada aún no se ha visto.

En los días venideros, los ingenieros de Curiosity evaluarán los resultados de esta prueba reciente y es probable que vuelvan a perforar cerca. Si se recoge suficiente muestra, probarán dividir la porción de la muestra, utilizando la Mastcam del rover para estimar la cantidad de polvo que se puede sacudir de la broca.

Fuente: Europa Press