Macri negociará con Bolsonaro el destino del Mercosur y la transición en Venezuela

Bolsonaro detenta un pensamiento nacionalista y busca recuperar la influencia de Brasil alrededor del planeta.

En su reunión, el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro le propondrá a Mauricio Macri que el Mercosur permita tratados bilaterales al margen del bloque regional. Eso implica que el Mercosur mutará su esencia, que la negociación con la Unión Europea puede encallar y que Brasil recupera su liderazgo en América Latina.

Por definición, los cuatro miembros del Mercosur –Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay—no pueden hacer acuerdos comerciales excluyendo a sus aliados regionales. La pretensión institucional era que un bloque sólido en América Latina permitía negociar con mayor fortaleza frente a otros bloques o distintas potencias globales.

La aspiración de Bolsonaro, que no disgusta a Macri, consiste en preservar al Mercosur y hacer más laxas sus normas referidas a los acuerdos bilaterales. El futuro presidente del Brasil quiere cerrar sus propios tratados y el Mercosur en su actual dimensión institucional traba sus pretensiones de poder.

Durante su primer viaje al exterior en 2019, el presidente argentino se encontrará con un colega brasileño que busca expandir en soledad su poder geopolítico, blindar su mercado interno con antiguas medidas proteccionistas y cerrar acuerdos bilaterales que pueden significar la decadencia del Mercosur.

 

En sus negociaciones con Bolsonaro, Macri extrañará su agenda diplomática de principios de 2018: en esa época, viajaba a Davos con una economía que funcionaba y se encontraba en París con Emmanuel Macron para avanzar en la firma del tratado Mercosur-Unión Europea (UE). Ahora, de esa agenda multilateral, quedaron unas pocas imágenes ajadas por la realidad política.