15.8 C
Córdoba
miércoles 17 abril 2024

«Piscinas de arena» la última tendencia para patios traseros

VidaArquitectura"Piscinas de arena" la última tendencia para patios traseros

Se trata de piscinas personalizadas que están lo más cerca posible de las playas reales. Y si ya tiene su propia piscina, puede simplemente convertirla en algo sacado directamente de un paraíso caribeño.

El diseño es altamente maleable y muchos optan por incluir cascadas, piedras y vegetación para generar un entorno tropical y de relax total. Cuantos más detalles, obviamente, mayor el costo. Aunque las piletas de arena no son especialmente caras, afirma el arquitecto Fabián Medero, creador de Piletas Naturales, quien se dedica a esta novedosa construcción junto a su mujer, Cynthia, encargada del trabajo paisajístico final. “El tipo de clientes que tenemos es muy variado. Antes lo demandaba un segmento de alto poder adquisitivo porque son piletas más caras que las tradicionales ya que el tipo de material que se necesita solo se conseguía importado, pero ahora que los materiales se producen en el mercado local, la diferencia con una pileta tradicional no es muy grande. Reemplazamos un compacto de arena que se importaba de España o México por uno que fabrica Tarquini localmente, y eso redujo el costo hasta casi la mitad”.

Se calcula que, para una pileta convencional de 8 x 4 metros, el precio de construcción es de $56.000 por metro cuadrado, es decir un total de $1.792.000 Para una de arena con la misma superficie (aunque la forma sea irregular), estima que el costo es de $70.000 por metro cuadrado, totalizando $2.240.000. A eso se le pueden sumar adicionales como palmeras o plantas, cascadas o decoración que logra generar un aura silvestre o tropical.

¿Cómo se hacen?

El proceso de construcción es igual al de una pileta tradicional. Se hace la excavación con máquinas, se moldean los bordes y luego se arma toda la estructura con varillas de hierro y mallas, dentro de las que se vierte hormigón. La diferencia está en el producto con el que se reviste la superficie, un vertido de símil arena que puede lijarse según se quiera el piso y los bordes más suaves o más rugosos. Luego, el mantenimiento es exactamente igual al tradicional, con filtros o dispositivos que regulan el nivel de cloro en el agua. Además, es posible transformar una piscina convencional a esta modalidad.

El resultado es un espacio fácil de diseñar a medida, que puede adaptarse al jardín o al terreno de acuerdo a las preferencias. La pileta imita la superficie de una playa, se entra caminando y eso lo hace accesible para todos, incluyendo niños o mayores. Una modesta (pero sorprendentemente convincente) manera de traer la playa a casa y descansar en un oasis personal.

Dele un vistazo a nuestro otro contenido.

Más noticias

Tendencias:

Noticias destacadas