Motivos para tener plantas en el hogar

Qué dicen estudios científicos respecto a cultivar y decorar tu hogar con ellas.

¿Cuidar a una planta puede hacerte más feliz? Según diversos estudios, la respuesta a eso es “sí”. Tener algunas en casa y practicar la jardinería ha demostrado ser una manera efectiva de mejorar la salud mental de las personas y su bienestar general.

La forma en la que vivimos ha cambiado a través de los siglos, y, mientras que las primeras civilizaciones dormían rodeadas de naturaleza, la creación de nuevas edificaciones alteró la forma en la que los humanos se relacionan con el entorno.

Varios estudios científicos han coincidido en las ventajas que brinda convivir con plantas, principalmente a la hora de crear una atmósfera curativa y positiva. Estos son algunos motivos:

1. Mejoran la concentración y memoria

La influencia de las plantas incluso puede aumentar la memoria hasta en un 20 %, mejorar su condición y rendimiento, y estimular nuestros sentidos. Estas nos influyen de manera positiva, lo que resulta en trabajos de mayor calidad y precisión, lo que también aumenta nuestra productividad.

2. Contribuyen al aprendizaje

Mantener plantas cerca del espacio de aprendizaje de un niño mejora su capacidad de aprender cosas nuevas y retener esa información. Incluso se ha demostrado que las personas con Trastorno por Déficit de Atención se ven beneficiadas por la belleza estética natural creada por estas, lo que minimiza sus posibilidades de distraerse.

3. Reducen el estrés

Practicar jardinería es una forma sana de canalizar el estrés y la frustración en algo que hace que las personas se sientan satisfechas por lograr que un ser vivo crezca y luzca lo mejor posible.

4. Las flores generan felicidad

Tener flores en casa y en el lugar de trabajo ayuda a sentirse más feliz y relajado, y disminuye el estrés y la ansiedad, pues permite que fluya una energía notablemente más positiva en el medio ambiente. Las plantas ayudan a activar los químicos cerebrales que promueven la felicidad: dopamina, serotonina y oxitocina.

5. Fomentan la salud y la recreación

Estudios han demostrado que las personas que practican la jardinería como un pasatiempo tienen menos angustia mental que otras.

6. Aceleran el proceso de recuperación

Las plantas son más que una simple decoración en los hospitales, pues se sabe que estas ayudan a que los pacientes se recuperen más rápido debido a sus efectos relajantes. Otra técnica para reducir el tiempo de recuperación es la horticultura, donde las personas que han sido sometidas a intervenciones médicas deben cuidar de las plantas ellas mismas.

7. Efectos terapéuticos

Practicar la jardinería de manera cotidiana también puede ayudar a las personas que han sufrido traumas físicos o mentales, funcionando como una herramienta terapéutica que ayuda a superar problemas y a curar heridas para sobrepasar barreras mentales que pudieran estar obstaculizando la recuperación.

8. Mejoran la empatía

Curiosamente, es más probable que las personas que pasan más tiempo alrededor de las plantas intenten ayudar a otras y tengan lazos más fuertes en sus relaciones personales. De la misma manera que pasa con las mascotas, se explicaría por la compasión que las personas desarrollan, primero por las plantas y el medio ambiente, y después por otros con quienes se relacionan.

9. Aumentan la vitalidad

Las personas con gusto por cuidar plantas suelen tener también una mayor sensación de vitalidad, es decir, se sienten con más energía y animadas. Pasar más tiempo con la naturaleza impacta en la perspectiva de nuestra vida, volviéndola más positiva.

10. Mejoran la salud mental en la adultez

En otra investigación se descubrió que sembrar y regar un jardín activa la parte frontal media de los adultos mayores, zona involucrada en procesos cognitivos y en la recuperación de memoria episódica. Por ello, se considera que la jardinería podría ser una herramienta útil en la prevención de la demencia.

11. Favorecen un intelecto superior

Se considera que la mente humana se nutre mejor cuando está expuesta a la complejidad y a los detalles de la naturaleza, una experiencia que tiene que ver con la geometría y la arquitectura de los ambientes naturales que muchas veces tratamos de replicar en nuestra vida diaria.

 

Fuente: Genial Gurú