Hoy se conmemora el 15° aniversario del suicidio del doctor René Favaloro

Fotografía de Internet.

“Cansado de luchar y galopar contra el viento, como decía Don Ata (en referencia a Atahualpa Yupanqui)”, como explicó en una de sus cartas, un 29 de julio pero del año 2000, el prestigioso cardiocirujano inventor del bypass coronario se quitaba la vida.

El 29 de julio del año 2000 el famoso cardiocirujano argentino René Favaloro se suicidaba con un disparo en el corazón, agobiado por la crisis que atravesaba su fundación y decepcionado ante la falta de respuestas por parte del gobierno y de los empresarios.

El 28 de julio del 2000, un día antes de su trágica decisión, Favaloro le envió una carta al entonces presidente Fernando de la Rúa implorando la ayuda necesaria para obtener fondos y así salvar la situación financiera de su fundación.

Entre otras cuestiones, la fundación reclamaba los cerca de dos millones de pesos/dólares adeudados por el PAMI, organismo previsional entonces encabezado por Horacio Rodríguez Larreta, recientemente electo como jefe de Gobierno porteño.

El entonces interventor del PAMI, Rodríguez Larreta, aseguraba que “no tenía una deuda verificada con la Fundación”, y los únicos incumplimientos que existían “eran unas facturas vencidas correspondientes a los años 1993 y 1995, que no figuraban en los libros contables de la obra social”.

En otra de las siete cartas que dejó antes de quitarse la vida, a los 77 años, el cardiocirujano condenó la corrupción de médicos, sindicalistas y prestadores de medicina pre-paga.

René Favaloro nació el 12 de julio de 1923, en el barrio platense de “El Mondongo”, hijo de un carpintero y una modista decidió estudiar medicina en la Universidad Nacional de La Plata, en la cual ingresó a fines de 1930.

De familia humilde, vivió entre los pacientes hasta que finalizó en 1949 su residencia en el Hospital Policlínico de la capital bonaerense.

Después de graduarse, se trasladó a la localidad de Jacinto Aráuz, en la zona desértica de La Pampa, pues su tío le había informado que en ese pueblo se necesitaban médicos.

A la par de su hermano Juan José, puso en marcha un centro asistencial y logró reducir la mortalidad infantil en la zona, al igual que los problemas de parto y la desnutrición.

Sin embargo, la cirugía toráxica siempre había sido uno de los temas que más le interesaban, tanto que tenía la necesidad de viajar a Estados Unidos con el propósito de nutrirse en la materia, objetivo que cumpliría en 1967 al trasladarse a Cleveland.

En 1970, René Favaloro fue noticia en Estados unidos, había creado el bypass coronario.

Asimismo, en 1972, regresó al país con el deseo de crear una clínica de alta complejidad similar a los centros asistenciales estadounidenses.

Sólo se necesitaron cuatro años para que la Fundación Favaloro deje de ser un sueño y pase a ser una cuna del saber, donde se formaron más de 450 residentes provenientes de todas las provincias argentinas y de países latinoamericanos.

Corría el año 2000, cuando ese proyecto médico reconocido internacionalmente acarreaba una deuda de 18 millones de dólares.

El 29 de julio de ese año, se encerró en el baño de su casa y se pegó un tiro en el corazón, aplastado por una grave depresión.

“Los progresos de la medicina y de la bioingeniería podrán considerarse verdaderos logros para la humanidad cuando todas las personas tengan acceso a sus beneficios y dejen de ser un privilegio para las minorías”.

René Favaloro