De la Sota disertó en el 7° coloquio organizado por la UIC

dls uic

Bajo el lema “Qué sociedad queremos como argentinos”, participaron empresarios, industriales, productores y dirigentes de los distintos partidos políticos.

 

El Gobernador José Manuel de la Sota disertó este miércoles en el 7° Coloquio Industrial, organizado por la Unión Industrial de Córdoba (UIC). El evento, cuyo lema es “Qué sociedad queremos como argentinos”,  tuvo lugar en el hotel Sheraton de la ciudad, donde se dieron cita empresarios, industriales, productores y dirigentes de los distintos partidos políticos.

“Los argentinos hemos logrado que se haga justicia con los torturadores y los asesinos del terrorismo de estado, pero ahora necesitamos que se haga justicia con los corruptos y sus testaferros porque la corrupción mata e impide que la Argentina tenga la infraestructura que necesita”, aseguró el Mandatario.

Luego expresó que Argentina necesita dejar de ser una sociedad violenta. “Hay violencia en los hogares, de género, violencia que afecta a los menores, en las escuelas, social, el delito se ha vuelto sanguinario por la presencia del narcotráfico y de las mafias, hay violencia en la política  donde todo pasa por redoblar la apuesta  o vamos por todo. Cuando un gobierno dice eso lo que está diciendo es que no hay lugar para los que pensamos distinto. Cuando un gobierno dice que redobla la apuesta es porque  no reconoce valor a las ideas de los que pensamos distinto”, señaló.

Más tarde pidió por el diálogo, que es lo que construye. “El diálogo es lo que viene pidiendo el papa Francisco para toda la humanidad y por supuesto, nosotros somos parte de la humanidad  aunque para los inversores internacionales, hoy Argentina no esté dentro del horizonte de las inversiones”, indicó. Y agregó que recuperar el dioálogo significa respetarnos, acostumbrarnos a disentir  y lo que es más importante, acostumbrarnos a coincidir.

Por último, el Gobernador dijo que para construir un país bien federal hace falta que el gobierno sea federal. “Aquí gobiernan los presidentes con su pequeño grupo de amigos. Y los amigos son buenos para el fútbol, para un asadazo pero a lo mejor no son lo que hace falta para gobernar. Y hace falta que seamos capaces de darnos cuenta que no importa de donde uno venga lo que hace falta es que estemos de acuerdo hacia dónde vamos”, concluyó.