Lagomarsino agregó una hipótesis sobre la muerte de Nisman

El asesor informático de la UFI AMIA hizo declaraciones en un programa especial sobre el caso emitido por la televisión española. “El domingo que murió no estuve y yo no fui”, aseguró durante la entrevista.

“Todos hablan de tres hipótesis, pero yo agregué una cuarta: ¿qué pasa si se la pegó jugando?”. La frase fue pronunciada por Diego Lagomarsino durante un programa especial emitido por la televisión española sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman.

El ex asesor informático de la UFI AMIA se defendió de las sospechas en su contra por la muerte de Nisman. “Lo único que puedo decir es que el domingo que murió no estuve y yo no fui. Es muy difícil tener que estar diciendo ‘yo no maté a alguien”.

En otro tramo de la nota, Lagomarsino afirmó que el mismo día que se produjo la marcha del #18F para reclamar por el esclarecimiento de la muerte de Nisman, él fue “a ver un cura”. “Hacía mucho que no me acercaba a un sacerdote. Le pedí por el alma de Alberto y el padre me dijo ‘Dios lo perdonó'”.

Lagomarsino volvió a contar, como lo hizo en otras oportunidades, el llamado que Nisman le hizo el sábado 17 de enero, a la tarde, convocándolo a su departamento de Le Parc, y, una vez allí, le preguntó si tenía un arma para prestarle.

“Obviamente no tenía el arma encima, tuve que ir a mi casa, esperar que se vayan, porque no quería hacer mucho alboroto, y después volví y se la llevé”. El arma en cuestión es la Bersa calibre 22, de la que salió el disparo mortal.

Consultado sobre por qué su ADN no fue encontrado en el arma, Lagomarsino argumentó: “El ADN de contacto tiene menos adherencia que el ADN en sangre. Entonces el ADN en sangre barre al de contacto, eso lo dice el peritaje”.

A su vez, negó haber accedido remotamente a la computadora de Nisman una vez producida la muerte del fiscal. “Sí, es posible que un tercero acceda remotamente, pero no fue el caso. Incluso yo digo que no fui y los peritajes demuestran que hubo acceso, pero local”.