Detuvieron al líder de los “chalecos amarillos”

Eric Drouet, uno de los líderes de las protestas antigubernamentales de los “chalecos amarillos“, fue arrestado por la policía francesa y puesto bajo custodia el miércoles por organizar una manifestación no autorizada en el centro de París. Lo dijeron fuentes de la fiscalía citadas por la prensa local. Su arresto se registró el miércoles por la noche.

Según fuentes policiales, Drouet fue detenido cuando se dirigía a los Champs-Elysees. Una docena de manifestantes se habían reunido fuera de un local de comidas rápidas cerca del Arco del Triunfo y allí lo esperaban. Se trata del segundo arresto para Drouet desde el inicio de las protestas. Ya había sido detenido el mes pasado “por posesión de arma prohibida”, según fuentes judiciales.

Protagonista de un colapso en los sondeos, el presidente francés, Emmanuel Macron, deja atrás un difícil 2018 y se dirige a la nación en el tradicional discurso de fin de año con tres palabras de moda para el futuro: “verdad”, “dignidad” y “esperanza”.

El deseo es que el “2019 -dijo- es el año de la verdad, no podemos seguir con mentiras”. Respecto al movimiento transversal, denominado “chalecos amarillos” que desde hace seis sábados organiza manifestaciones, a menudo terminan desencadenando en violencia, el presidente francés resaltó como es “peligroso ignorar al mundo que circunda”.

La “ira -observó Macron, cuyas concesiones no fueron consideradas suficientes por el movimiento- nos dejo una cosa: nosotros no estamos resignados”. De este modo el mandatario señaló durante su discurso que no renunciará a las reformas que prometió al llegar al cargo hace ahora año y medio.

Macron aclaró que “los resultados” de estas reformas, pensadas para los cinco años de mandato, “no pueden ser inmediatos” y que “la impaciencia” -que él dice compartir con la ciudadanía- “no puede justificar ninguna renuncia”.