Murió Paul G. Allen, cofundador de Microsoft

Fundador de Microsoft junto con Bill Gates hace 43 años, Allen falleció este lunes por complicaciones derivadas de un linfoma, según declararon sus familiares en un comunicado. Tenía 65 años.

“Mi hermano era un individuo increíble a todos los niveles. Aunque muchos conocen a Paul Allen experto en tecnología y filántropo, para nosotros era un hermano y tío muy querido, y un amigo excepcional”, señaló la hermana del fallecido, Jody Allen.

Además de ser poseedor de una inmensa fortuna valorada en más de 26.000 millones de dólares, era un filántropo que donó más de 2000 millones de dólares a organizaciones no gubernamentales que se dedicaban a realizar investigaciones sobre ciencia, tecnología, educación, medioambiente y artes.


Paul Allen nació el 21 de enero de 1953 en Seattle (Washington). Con 14 años conoció a Bill Gates en la escuela Lakeside. En junio de 1975, Allen y Gates decidieron abandonar la universidad y fundar Microsoft. Querían diseñar software para los ordenadores personales en un momento en que las oficinas estaban repletas de máquinas de escribir.

La primera sede de Microsoft estuvo en Albuquerque (Nuevo México), aunque en 1979 se trasladaron a Bellevue (Washington). En  1981 Microsoft compró un sistema operativo llamado Q-DOS por 50.000 dólares, lo reinventaron, lo llamaron MS-DOS y lo instalaron como el sistema operativo en los PC de IBM.

En 1983 Allen fue diagnosticado de linfoma no hodgkin, dejando temporalmente la empresa (pero no renunció a sus acciones). Abandonaría definitivamente Microsoft en el año 2000.

Tres años más tarde, en 1986 la compañía salió a la bolsa, lo que convirtió en el 1987 a Bill Gates, de 31 años, en el multimillonario más joven del mundo.

Allen fue quien persuadió a Bill Gates a abandonar la Universidad de Harvard para comenzar un proyecto que después se llamaría Microsoft y se convertiría en una de las empresas más importantes del mundo.

Le gustaba verse como un visionario de la tecnología que impulsó el éxito inicial de Microsoft y vio el futuro de la computación conectada mucho antes de la aparición de Internet.

Por eso, luego de su salida de la compañía, creó junto a su hermana Jody el conglomerado Vulcan Inc, con sede en Seattle, encargada de gestionar sus inversiones privadas y sus tareas filantrópicas. A través de esta compañía, Allen apoyó la investigación en inteligencia artificial y las nuevas tecnologías de vanguardia. El grupo también invirtió en las instituciones culturales de Seattle y en la revitalización de partes de la ciudad.

Así nació el centro tecnológico de la Unión del Lago del Sur de Seattle que Amazon
considera su hogar y la sede del Instituto Allen, que promueve el avance de la investigación cerebral.

“Muy triste escuchar la muerte de Paul Allen. Su pasión por la invención y el empuje hacia adelante inspiró a tantos. Fue implacable hasta el final. Mi corazón está con la familia y los amigos de Paul”, escribió Jeff Bezos en su cuenta de Twitter.


La Ceo de Microsoft, Satya Nadella, también le dedicó un mensaje: “las contribuciones de Paul Allen a nuestra compañía, nuestra industria y nuestra comunidad son indispensables. Como cofundador de Microsoft, a su manera tranquila y persistente, creó productos, experiencias e instituciones mágicas, y al hacerlo, cambió el mundo. He aprendido mucho de él, su curiosidad y su exigencia es algo que continuará inspirando en Microsoft. Nuestros corazones están con la familia de Paul y sus seres queridos. Descansa en paz”.

Al morir el empresario prometió donar la mitad de su dinero a la caridad.