Dilma Rousseff propone dialogar sobre demandas sociales

La presidenta brasileña está dispuesta a intensificar el diálogo para atender las reivindicaciones de los manifestantes que protestaron contra su Gobierno el domingo.

Tras las multitudinarias marchas contra el Gobierno brasilero, Dilma Rousseff aseguró que está dispuesta a dialogar para solucionar los problemas, pero mostró preocupación por la “intolerancia de algunos de sus críticos”.

“El Gobierno quiere intensificar el diálogo porque reconoce que pasamos por un momento de dificultades, que queremos superar con diálogo, pero mientras se respeten las instituciones y sin ese ambiente de intolerancia”, afirmó el ministro de Comunicación Social, Edinho Silva, en una rueda de prensa.

Silva señaló que las protestas del domingo fueron el principal asunto abordado por la jefe de Estado en la reunión de dos horas que tuvo ayer con varios de sus ministros.

Cabe aclarar que miles de brasileños salieron a las calles el domingo a protestar en contra del Gobierno y pedían la salida de Dilma Rousseff del poder.