Cuidados en vacaciones de invierno: evitar las enfermedades más comunes

Ya sea en la escuela, en el trabajo o en vacaciones, cualquier persona, grande o chica, puede estar expuesta a diferentes bacterias y virus, por lo que es necesario extremar cuidados, sobre todo en épocas de baja temperatura.

Desde una simple tos, hasta síntomas más complejos, a continuación hacemos un repaso de las afecciones que hay que prestar especial atención para evitar un eventual contagio.

Tos, gripe, bronquiolitis, son solo algunos ejemplos de los riesgos de la época invernal, sobre todo cuando una persona se expone a cambios bruscos de temperatura al momento de dejar un lugar cerrado, generalmente templado, y pasa a la invernal realidad del afuera. Tanto en grandes, como en chicos, las defensas del cuerpo pueden disminuirse y acrecentar el riesgo de contraer alguna enfermedad.

Uno de los primeros efectos en el cuerpo es la tos, que es esa expulsión brusca, violenta y ruidosa del aire contenido en los pulmones, que es producida por la irritación de las vías respiratorias, o bien para mantener el aire de los pulmones limpio de sustancias extrañas.

“Si bien la tos es un reflejo que mantiene limpia las vías aéreas, evitando que las personas inhalen y dejen ingresar elementos que podrían causar problemas en las vías respiratorias y en los pulmones, en algunos casos, la tos es un síntoma de una enfermedad o padecimiento”, explicó la Dra Cecilia Avancini, Jefa de Pediatría de del servicio de emergencias médicas Vittal.

En este sentido, la profesional señaló que hay dos tipos de tos: por un lado, la “seca”, que no contiene moco (flema); y por el otro, la “húmeda” o “productiva” porque sí contiene moco. “En algunos casos, la tos es leve y no provoca problemas graves, pero en otros es grave y puede causar problemas para respirar”, afirma.

La tos puede ser aguda, la cual comienza súbitamente, no suele durar más de dos o tres semanas y que se adquiere frecuentemente con un resfrío o una gripe; o crónica, la cual puede ser producto de diferentes causas, entre las que se destacan el asma, alergias, fumar o, incluso algunas medicinas, entre otras.

“Para evitar que los cuadros de tos se agraven, es indispensable que la persona llame o concurra al médico cuando se dé cuenta que tiene problemas para respirar o tiene una respiración ruidosa o entrecortada; cuando sienta ronchas o hinchazón de la cara o garganta con dificultad para tragar; al momento de sentir cardiopatía, hinchazón en las piernas o una tos que empeora al acostarse; entre otros factores”, describió la doctora Avancini.

Para aliviar la tos, y la incomodidad que suele generar, ya sea estando solo o con otras personas, la especialista recomienda:

  • Utilizar un vaporizador o humidificador, o tomar una ducha de vapor. Estas medidas incrementan la humedad en el aire y ayudan a aliviar una garganta seca.
  • Tomar muchos líquidos, ya que ayudan a diluir el moco en la garganta y facilitan la expectoración.
  • No fumar y mantenerse alejado del tabaquismo pasivo.
  • Si se tienen alergias, evitar las cosas a las cuales se es alérgico (como el polen, el polvo, los animales o el moho).
  • Si hay reflujo, un médico deberá indicar qué cambios en el estilo de vida pueden ayudar a disminuir los síntomas.

El tratamiento dependerá  de la causa de la tos.

Por otra parte, la Dra Avancini, de vittal, expuso sobre las enfermedades comunes en los más chicos, puntualmente, en estos días de bajas temperaturas.

“Por lo general, las afecciones más comunes son las infecciones producidas por virus o bacterias, que se caracterizan por su rápida transmisión de un niño a otro principalmente por vía oral, llevándose todo a la boca, olvidándose de lavarse las manos y teniendo contactos estrechos con compañeros enfermos .Una gran mayoría desarrollan defensas y otros se contagian”, puntualizó Avancini.

Además de la tos y la gripe, entre las patologías frecuentes se suelen destacar la bronquiolitis, la otitis media aguda, la conjuntivitis, la gastroenteritis, la roséola, la varicela y las paperas, como las más reconocidas.

En lo que respecta a la bronquiolitis, se trata de una infección respiratoria que afecta a los bronquiolos, originando edemas, aumento en la producción de moco y, por lo tanto, obstrucción. Es una enfermedad respiratoria viral que afecta a lactantes de menos de  24 meses y constituye la primera causa de hospitalización.

La otitis media aguda es una inflamación del oído medio, un cuadro al que los niños son más vulnerables porque sus trompas de Eustaquio son más cortas, horizontales y anchas. Esto predispone a la infección por secreciones en las fosas nasales, provocando fiebre y dolor de oídos, por lo que se debe consultar al pediatra que puede indicar que antibiótico incorporar.

La conjuntivitis, una de las enfermedades más comunes, consiste en la inflamación de la conjuntiva, una infección frecuente en edades tempranas que provoca ojo rosado o rojo, lagrimeo, secreciones, sensación de “arenilla” y un dolor leve, que suele sentirse como si fuera picor.

Otra patología frecuente es la Gastroenteritis, que suele ser habitual en los primeros años de escuela de los niños. Es muy fácil su contagio por vía fecal-oral, y la más habitual es la provocada por el rotavirus, contra el que ya se incluye vacunación. Sus síntomas son vómitos, diarrea, fiebre y dolor abdominal, por lo tanto es imprescindible mantener una buena hidratación en el niño y una dieta astringente.

Uno de los cuadros más recientes es el exantema súbito, también conocido como roseola o sexta enfermedad. Provoca fiebre muy alta y, posteriormente, la aparición de unos puntos rosados desde el tronco a las extremidades, que no son pruriginosos (no pica). Se trata con antitérmicos y puede estar acompañada de mucosidad abundante y dolor de garganta.

Entre las de mayor renombre está la varicela, una infección viral muy contagiosa, que se caracteriza por la aparición de pápulas, y luego vesículas, que al cabo de unos días se vuelven costras. Suelen aparecer en la cabeza y el tronco, provocan picazón, y en algunos casos fiebre alta. A pesar de existir una vacuna contra esta patología, es una enfermedad que ha repuntado en los últimos años entre los más pequeños.

Otra infección viral de alto contagio es la papera, que se transmite de una persona a otra a través de la tos y los estornudos, por medio de las gotitas de la humedad del tracto respiratorio y a través del contacto directo con artículos que contienen saliva infectada. Puede causar dolor facial, de cabeza y garganta, inflamación de las glándulas salivales y fiebre.

“Como medida de prevención efectiva de estas enfermedades, es importante insistir en la higiene personal del niño, como el lavado de manos frecuentes con agua y jabón, o utilizando alcohol en gel; enseñar que al toser o estornudar, hay que cubrirse con el pliegue interno del codo, para no diseminar partículas infectadas en el ambiente; y desechar el pañuelo en la basura después de su uso”, puntualizó la Dra Avancini, de Vittal.

Y, por último, es de vital importancia para todos entender que, actualmente, la mayoría de las infecciones víricas también se previenen gracias a la vacunación, ya que actúa reforzando las defensas del niño.