Los beneficios de beber el jugo de las frutas y verduras

Extraer el jugo de algunas frutas y verduras frescas puede ser una buena manera de agregar nutrientes en la alimentación cuando es difícil comer a diario las 5 o 9 porciones recomendadas.

El jugo contiene la mayoría de vitaminas, minerales y sustancias químicas vegetales que se encuentran en la fruta entera. También sirve para incorporar una variedad más amplia de estos alimentos.

Sin embargo, no debe ser la única manera de obtener esos nutrientes. Las frutas y las verduras enteras contienen también fibra sana y la mayor parte se pierde durante la extracción, sobre todo cuando se pela la cáscara o se retira la pulpa.

La fibra alimentaria ayuda con la digestión, puede mejorar los niveles sanguíneos de colesterol, reducir el riesgo de enfermedades del corazón y ayuda a sentirse satisfecho, lo que sirve para controlar el peso.

Cubrí tus necesidades de fibra, proteína, calcio, hierro y grasas sanas. Eso se puede lograr incorporando el jugo dentro de un plan alimenticio sano, que incluya varios alimentos integrales, productos lácteos con bajo contenido graso, fuentes magras de proteína, así como frutas y verduras enteras.

Si bien la extracción moderada del jugo de frutas y verduras, en general, es sana, ciertos tipos de jugos podrían no ser adecuados para todo el mundo. El jugo hecho principalmente de frutas puede contener alta cantidad de carbohidratos y azúcar, lo cual puede influir sobre la glucosa sanguínea. En las personas que sufren enfermedades renales, las frutas con alto contenido de potasio, como el melón y los plátanos, pueden llevar a complicaciones y tal vez deberían evitarse.

También puede ser una fuente importante de calorías, según el contenido y el tamaño de la porción. Además, sin la fibra que provoca la sensación de saciedad, posiblemente sientas hambre antes.

A continuación los pasos para que tu jugo sea lo más saludable posible.

Añadí poca azúcar: Algunas recetas requieren azúcar, miel, almíbar u otros edulcorantes. Debido a que la alimentación habitual ya incluye una abundante cantidad de azúcar añadida, no agregues más o sólo una pequeña porción, ya que aporta calorías y contribuye a ganar de peso, lo que ocurre con los jugos comprados en tiendas.

Licuá: Más que extraer el jugo, licuar la parte comestible produce una bebida que contiene más fibra y otros nutrientes saludables. Si queda muy espesa, añadí un poco de agua.

Manipulá las frutas y las verduras de forma segura: Lavalas muy bien antes de consumirlas. Incluso cuando pienses pelarlas, primero lávalas para que no pasen tierra ni bacterias. Tené más cuidado con las frutas y las verduras previamente cortadas, igual que con todo tipo de brote, porque son más proclives a albergar bacterias peligrosas, como el Escherichia coli.

Usá la pulpa en otra cosa: Añadí sobrante del jugo a las sopas o a los productos horneados a fin de ingerir más fibra en su alimentación.

Elegí el jugo pasteurizado: Cuando compres jugo en una tienda, siempre que sea posible, elegí uno pasteurizado a fin de prevenir una posible enfermedad por contaminación alimenticia. La mayoría de los que se venden en tiendas son así para eliminar a las bacterias nocivas. Refrigerá los productos no pasteurizados, los cuales deben llevar la correspondiente etiqueta de advertencia.