Desempleo arriba de dos dígitos, canasta básica en suba, inflación por las nubes y recesión

La crisis laboral se profundizó en el segundo trimestre de 2019, aun antes del estallido posterior a las  PASO. El desempleo creció un punto porcentual en un año y alcanzó el 10,6%, la cifra más alta para el período abril-junio desde 2005. En sólo doce meses, unas 310.000 personas más salieron a buscar trabajo y no lo consiguieron, por lo que la cantidad de argentinos en esa condición ya supera los 2.200.000. Respecto del mismo período de 2015, hay unos 700.000 desocupados más.

Desempleo

La crisis laboral se profundizó en el segundo trimestre, aun antes del estallido posterior a las  PASO. El desempleo creció un punto porcentual en un año y alcanzó el 10,6%, la cifra más alta para el período abril-junio desde 2005. En sólo doce meses, unas 310.000 personas más salieron a buscar trabajo y no lo consiguieron, por lo que la cantidad de argentinos en esa condición ya supera los 2.200.000. Respecto del mismo período de 2015, hay unos 700.000 desocupados más.

Canasta básica

La quita del  IVA vendedor sobre los precios de algunos alimentos básicos no trajo resultados del todo contundentes: en agosto, la  Canasta Básica Alimentaria (CBA) aumentó 3,8% en comparación con los niveles de julio. De esa forma, una familia tipo de 4 integrantes necesitó $13.258 para no ser considerada indigente, según los datos publicados ayer por el Indec. Además, la línea de la pobreza, es decir la Canasta Básica Total (CBT) trepó 3,4% y llegó a $33.013 para una familia tipo que no paga alquiler. Si se suma el alquiler de un 3 ambientes, el número llega a $56.839.

Inflación mayorista

Los precios mayoristas treparon 11,2% en agosto y de esta manera volvieron a mostrar un traslado más rápido de la devaluación que el registrado por el índice minorista, el cual avanzó 4% en el mismo lapso, de acuerdo al Indec.

PBI

El segundo trimestre, con el impulso del agro incluido, no logró revertir la tendencia recesiva. Según los datos de Cuentas Nacionales publicados ayer por el Indec, el PBI cayó 0,3% en la comparación libre de estacionalidad respecto al primer trimestre. De esa forma, la recesión siguió su marcha y se espera que continúe en esa línea descendente hasta bien entrado el 2020, por el efecto arrastre que dejará el año actual. Y es que para el 2019 los analistas esperan una muy fuerte contracción de la actividad, de entre 2,5% y 3,8%