Según la UCA, la pobreza infantil afecta a 13,1 millones de chicos

Datos que preocupan en la sociedad. Según el último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA): mientras que en el 2017 el 37,1% de los niños en Argentina estaba alcanzado por esta pobreza estructural, en el 2018 esa cifra llegó al 41,2% de menores cuyas familias tienen ingresos insuficientes sino que además no están cubiertos por más de un derecho básico.

Si incluimos la población rural, en Argentina hay 13,1 millones de chicos menores de 17 años.

El Informe, presentado por Ianina Tuñon, Coordinadora del Estudio, precisa que los chicos pobres porque viven en hogares con ingresos por debajo de línea de pobreza (“pobreza monetaria”) alcanza al 51,7% ( 6.100.000) con un fuerte incremento de 7,7 puntos durante 2018. Y que si se amplía más allá de lo meramente monetario, considerando carencias de vivienda, de salud o de educación, llega hasta el 63,4% o 7.500.000 chicos.


La cifra de pobreza infantil y juvenil en Córdoba para la población de 0 a 17 años alcanza en la provincia el 47,42 por ciento, porcentaje que representa a casi 485 mil niños y adolescentes cordobeses.
En cuanto a la indigencia, el porcentaje de niños y adolescentes en esa situación en la provincia de Córdoba alcanza el 10,13 por ciento del total de población de 0 a 17 años (representa a más de 103 mil niños y adolescentes).

Datos relevados por el CIPPES en Diciembre de 2018.


En el conurbano bonaerense el flagelo de la pobreza alcanza hasta el 74,8% de los menores de 17 años.

Tuñon aclaró que para definir la pobreza multidimensional se consideran seis dimensiones: (1) Derecho a la alimentación, (2) Derecho al saneamiento, (3) Derecho a una vivienda digna, (4) Derecho a la atención de la Salud, (5) Derecho a la estimulación temprana (0-3 años) / Educación (4-17 años), y (6) Derecho a la información.

El Informe multidimensional detectó que el 22,9% de los niños/as tienen carencias en el espacio de la vivienda, 19,1% en el acceso a la información, 18,5% en los servicios de saneamiento básicos (agua e inodoro con descarga), 17,4% en el acceso a la atención de la salud, 13,4% en la estimulación en los primeros años de vida y en la educación luego, y 8,7% en el acceso a la alimentación”.