La ‘Lolita’ de la moda vuelve a la portada

J169_COVERV6-620x827

Thylane Blondeau, una niña francesa nacida en 2001 y que posa en la portada de la revista para hipsters franceses Jalouse, en actitud seductora y desde donde se la proclama “la nueva Kate Moss”.

¿Es posible que una niña de 12 años se convierta en objeto de deseo? Si se lo hubieran preguntado al novelista Vladimir Nabokov sin duda su respuesta habría sido que sí. Por algo escribió Lolita, un libro en el que se relata la obsesión y la ruina a la que Dolores Haze, precisamente de esa edad, conduce al protagonista de esta célebre y polémica novela.  Sin embargo, si la pregunta se la hiciéramos a cualquier madre, o a expertos en psicología, la respuesta sería radicalmente opuesta: los 12 años son una frontera demasiado temprana para que una niña deje de serlo y se convierta en objeto de deseo sexual.

Pero eso es justamente lo que ha ocurrido con Thylane. Su nombre ya sonó entre gritos de escándalo cuando hace tres años se convirtió en la protagonista de un fotorreportaje dirigido por el diseñador Tom Ford para la revista Vogue Francia.

En aquella ocasión, Blondeau, de solo 10 años, aparecía junto a otras dos niñas con tacones, toneladas de maquillaje y tumbada sobre mantas de leopardo en la actitud provocativa en la que solemos ver a las modelos adultas en las revistas. Con acusaciones que iban desde el simple y llano mal gusto hasta la incitación a la pedofilia, aquel reportaje pudo costarle el puesto a la entonces editora de Vogue Francia Carine Roitfeld, que precisamente renunció a su trabajo tras su publicación, aunque oficialmente lo hizo por motivos personales. En el mundo de la moda se rumorea que el magnate Bernard Arnault, dueño del grupo LVMH, odió aquel reportaje hasta tal punto que, con el poder que le otorga ser el mayor anunciante de las revistas de moda, exigió su destitución.

Aquel reportaje además dio mucho que hablar en todo occidente, donde hubo múltiples debates sobre la transformación en objeto de deseo de los niños en el mundo de la publicidad y la moda. En el Reino Unido el tema llegó incluso a debatirse en el parlamento. Eso no impidió, sin embargo, que Thylane Blondeau protagonizara poco después la portada de Vogue niños, aunque esta vez en actitud más recatada.

La noticia de que protagonizaría la portada de Jalouse la dio ella misma a través de su cuenta de Twitter, en la que colocó una imagen del making offdel reportaje. Ahí también pueden verse otras fotos, donde anuncia que ha tomado parte en un reportaje paraTeen Vogue con fotos de Dani Brubaker.

Hija de Veronika Loubry, una actriz y presentadora de televisión francesa y del exfutbolista Patrick Blondeau, no parece que los escándalos vayan a cambiar la dirección que ha tomado su carrera. Esta jovencísima modelo lleva siendo parte de la industria de la moda desde los cuatro años, cuando protagonizó uno de sus primeros desfiles, para Jean Paul Gaulthier. Además ha posado para Lacoste y para publicaciones varias de moda para niños. Sus ojos gatunos, sus labios carnosos y sus mofletes han hecho que se la compare con la Brigitte Bardot de los inicios, aunque ella comenzó su carrera como modelo a los quince años posando para la revista Elle como adulta y Blondeau ha roto esa barrera tres años más joven en Jalouse.