Los trece candidatos a intendente de Córdoba debatieron en la UNC. Expusieron sus principales propuestas sobre “Obras y Servicios Públicos” y “Presupuesto y Recursos Municipales”. Mestre fue el blanco de la mayoría de las críticas y al final respondió a algunas de ellas. 

El 23 de agosto pasado en el Salón de las Américas de la UNC, todos los candidatos a intendente de la ciudad de Córdoba brindaron un debate de ideas y propuestas, generando así uno de los actos democráticos más destacables de los últimos tiempos. Los trece postulantes expusieron sobre las temáticas preestablecidas de “Obras y Servicios Públicos” y “Presupuesto y Recursos Municipales”. Posteriormente se les brindó tiempo de “Tema Libre” para hablar, pero con la sugerencia de incluir dentro del mismo propuestas sobre educación, cultura, salud y desarrollo social. Y por último tuvieron un minuto para cerrar y despedirse.

Como era de esperarse el candidato del oficialismo, Ramón Mestre, fue el blanco de la mayoría de las críticas, entre las que se repitieron aquellas que lo acusaban de endeudar al municipio, “gobernar para empresarios amigos” y las que lo culpaban por el mal funcionamiento del sistema de transporte y del de recolección de residuos. En sus turnos, el actual intendente se encargó de resaltar las obras que realizó en su mandato, destacando siempre que lo hizo “habiendo agarrado una municipalidad quebrada”, y sostuvo que “la recuperación de la ciudad se completará en ocho años”.

Los principales opositores no sólo criticaron la gestión actual sino que también aprovecharon para dar a conocer sus propuestas. Luis Juez sostuvo que le hará un descuento de 25% en las tasas municipales a aquellos contribuyentes que paguen en término, y prometió más centros de salud. El candidato de Unión Por Córdoba, Esteban Dómina, hizo hincapié en el problema de alumbrado público que tiene la ciudad, comprometiéndose a declarar la “emergencia de iluminación”, y sosteniendo que esto contribuirá a disminuir la inseguridad. Y resaltó que trabajará en conjunto con el Gobierno provincial.

Daniel Giacomino, candidato del Frente Para la Victoria, intentó destacar algunos puntos de su gestión al mando de la Municipalidad (período 2007-2011), afirmando que redujo la planta de empleados y negando que haya dejado un estado en quiebra, como afirma Mestre. Además propuso recuperar la Tamse, Crese y sorprendió con su compromiso de cerrar el Jardín Zoológico para traer Tecnópolis a ese predio. Tomás Méndez, también cercano al kirchnerismo, diferenció a los trabajadores municipales de aquellos que “cobran un sueldo por militar” y se comprometió a que, en su mandato, “se podrá militar pero después de trabajar”.

Los candidatos de la izquierda, por su parte, fueron quienes más duramente criticaron la administración actual. Javier Musso, del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, se animó a ponerle nombre y apellido a los supuestos “empresarios amigos” de Ramón Mestre apuntando a las automotrices y a las grandes constructoras. A modo de ejemplo sostuvo que “la empresa Volkswagen está exenta de impuestos municipales por haberse comprometido a tomar 500 empleados, pero hasta ahora sólo tomó 50” y luego apuntó a la constructora GAMA, afirmando que “hay barrios que no tienen cloacas y los emprendimientos de GAMA siempre tienen todos los servicios garantizados”.

Al final del debate el intendente aprovechó que fue uno de los últimos en tener la palabra y le respondió a Méndez, afirmando que “gobernar no es hacer un programa de televisión”; a Dómina, solicitándole que “le diga al gobernador que pague las deudas que tiene con Córdoba”; y a Juez, diciéndole que “tuvo su oportunidad y no la aprovechó”.

Perlas

Los datos de color los dieron, primero, Fernando Machado, de la alianza Progresistas, ya que tenía un cartel para cada una de sus presentaciones, con los que intentó graficar sus propuestas. Luego Luciana Echevarría, candidata de MST-Nueva Izquierda, que le llevó un barbijo a Mestre sosteniendo que eso “es lo que tienen que usar los vecinos de barrio Inaudi” por los problemas de las cloacas. Y finalmente Gabriel Juncos, del Partido Liberal Republicano, quién se moviliza en silla de ruedas por una discapacidad y que en todos sus turnos se refirió a las dificultades que tienen los discapacitados, no solo para movilizarse, sino que para vivir en Córdoba. Además finalizó su presentación sosteniendo: “Tuvimos que crear un partido po­lí­tico para que nos miren, que­remos estar integrados y en paz”.