Las reservas del BCRA retroceden y tocan su nivel mínimo en dos meses

cc250814f001i09.jpg_1328648940

La semana pasada cortó con la calma cambiaria post default y le restó al BCRA u$s 163 millones de reservas. Fábrega subió al oficial 1,5% a $ 8,405 y el blue trepó 3,8% a $ 13,70.

Aunque lejos de lo que se vió durante la devaluación de principios de año, la semana pasada terminó con la relativa calma cambiaria que siguió a los diferentes reveses judiciales que empujaron al país al default a fines de julio. Distintos escenarios deseables para el mercado, como el acuerdo privado o el “default corto” con fecha de vencimiento en enero, quedaron completamente desdibujados tras el envío de un proyecto de ley al Congreso para evadir al fallo del juez Thomas Griesa y el cambio de humor se sintió en todas las cotizaciones del dólar. El blue ganó 3,8% hasta llegar a $ 13,70 y el oficial 1,5% hasta los $ 8,405. La semana abre con los ojos de los operadores puestos sobre esas dos cotizaciones y sobre las reservas, que perdieron u$s 163 millones en cuatro días y volvieron a su nivel del 10 de junio pasado.

Además de las dos cotizaciones ya mencionadas, la constelación de los tipos de cambio entre los que se mueve el mercado se completó con subas que dejaron al minoristas en torno a $ 8,45, al contado con liquidación en $ 12,19 y al dólar bolsa en $ 12,99.

A pesar de haber sido una semana corta, la que pasó trajo consigo los vaivenes cambiarios más importantes desde la gran devaluación de enero. La agitación nació tras el anuncio, el martes por la noche y a través de una Cadena Nacional, de que el país ofrecería alternativas a los bonistas afectados por el fallo judicial que mantiene a la Argentina en default alternativas para cobrar sus acreencias en Buenos Aires. El proyecto, que deberá ser aprobado por el Congreso, dio por tierra con el escenario que descontaban los inversores. El de un default hasta diciembre seguido de un arreglo en enero, cuando se extinga la obligación de no hacer mejores ofertas a los holdouts de las que recibieron los bonistas reestructurados.

La novedad de un estiramiento del horizonte del default empujó a los inversores a dolarizarse a través de bonos y cuevas. Pero también causó que productores de granos prefieran esperar antes de ingresar al país las divisas de sus ventas al exterior, dejando vacío de oferta al mercado cambiario local.

En ese contexto de falta de divisas el titular del BCRA, Juan Carlos Fábrega, avaló una suba de 12,4 centavos en una sola semana, un movimiento que sólo es superado (más que con creces, claro está) por la mega devaluación de enero pasado.

En lo que va de agosto el oficial gana 2,3% y, en lo que va del año, acumula un avance del 27,6%.

Hasta el momento, los movimientos no tienen ni punto de comparación con lo que se vió a principios de año. En una sola semana del primer mes del año, el BCRA movió al dólar 17% y, en todo ese mes, 23%. Pero los operadores los siguen de cerca.

“No creemos que se vuelva a enero. En parte porque no hay un atraso cambiario tan grande como el que se veía en enero y, también, porque no creemos que el Ministerio de Economía avale otro salto como aquél”, dijeron en un banco. “Pero sí vemos que las reservas pueden mostrar novedades todos los días”, agregaron.

Tras varios días de zozobra, el BCRA aportó cierta calma el viernes al limitar a un centavo la suba del mayorista en el día. Por un lado limitó las compras de divisas de importadores y, por el otro, proveyó a la demanda con divisas de sus propias reservas. El resultado fue un saldo vendedor de u$s 30 millones y una caída de las reservas de u$s 79 millones en el día, que las dejaron en u$s 28.781 millones. En la semana las reservas sufrieron una caída de u$s 163 millones.

Fuente: El Cronista