Desde este jueves las naftas aumentan entre 4 y 6 por ciento

A partir de este jueves aumentaron los precios de los combustibles en varias estaciones de servicios del territorio nacional.

La nafta súper aumentó un 4,01 % y la premium un 6,52 %. El gasoil, en tanto, subió 5,48 % para el caso del “común” y 6,3 % para el diésel premium.

Las estaciones de bandera Axión dieron el primer paso y confirmaron un incremento desde el 5 de abril, en todos sus productos de entre el 4 y el 6 %.

Con la suba, el litro de nafta súper (Energy 5K), que hoy cuesta $27,27 se irá a $28,42. La nafta premium (Energy 8K), en tanto, subirá de $30,69 a poco más de $32,22.

En el caso del gasoil, que estaba a la venta a $22,76, pasa a $24,01, y el gasoil premium (Euro), aumenta de $25,97 a $27,61.

En tanto, según informó Télam, las estaciones de la petrolera Shell comenzaron a reflejar esta madrugada un aumento del 4,5% para las naftas y del 6% para el diesel, una decisión que ya venía siendo anticipada en los últimos días por las compañías a raíz del incremento de los principales costos.

Con el aumento propuesto desde la petrolera la nafta súper pasó a costar desde hoy de $24,68 a $25,79; y la nafta V Power o premium de $28,97 a $30,27 pesos, en ambos casos con un incremento del 4,5%.

En el caso de los productos diesel de Shell los nuevos precios de referencia pasaron de $21,80 a $23,11 para la Fórmula Diesel y de $25,79 a $27,34 pesos el V Power Diesel, con un aumento del 6% en los dos tipos de combustibles.

Los combustibles en el mercado minorista tuvieron dos subas este año: una del 4,5 % en enero y otra del 3,5 % a comienzos de febrero.

La semana pasada, las petroleras ya admitían que el aumento de los bioetanoles dispuesto por el Gobierno nacional para marzo y abril, con incrementos que varían entre el 11 y el 18 por ciento ya sea derivado de la caña de azúcar o del maíz, sumaban presión al valor final de las naftas.

El precio de los biocombustibles es la única referencia de costo regulada que incide en el precio final del litro de nafta o de gasoil, y al que las petroleras suman el precio internacional del barril de petróleo del tipo Brent, la evolución del tipo de cambio y el incremento inflacionario que afecta sus procesos de producción.