Francia: los partidos de izquierda anuncian moción de censura contra el gobierno de Emmanuel Macron

El oficialismo cuenta con mayoría en el Parlamento, pero su imagen está cada vez más debilitada ante las protestas de los “chalecos amarillos”, que convocaron a una nueva manifestación para el sábado.

Los partidos de izquierda en el Parlamento francés presentarán el próximo lunes una moción de censura contra el Gobierno por su gestión de la crisis de los “chalecos amarillos” y para presentar que “otra vía es posible”.

Según anunció el primer secretario del Partido Socialista, Olivier Faure, la moción de censura tiene el respaldo de La Francia Insumisa (izquierda radical) y del Partido Comunista, aunque desean que otros grupos se sumen a su iniciativa en la Asamblea Nacional.

Es posible que la iniciativa sea apoyada por los sectores de ultraderecha, que llegaron al ballotage en el 2017 y han abrazado las protestas. Sin embargo, el partido gubernamental cuenta con mayoría absoluta en el Parlamento. Consciente de ello, el líder socialista, Olivier Faure, se preguntó: “¿Para qué sirve? Para demostrar que otra vía es posible. Hay una finalidad común, que la fiscalidad sea más justa”.

Este jueves, la presidencia francesa dijo temer una “gran violencia” ante las convocatorias a manifestarse el sábado, a pesar de las concesiones del gobierno, en un momento en que se multiplican los llamados a las protestas antigubernamentales por todo el país y se extienden a otros sectores.

Éric Drouet, un portavoz del colectivo, llamó a los franceses a congregarse el sábado “cerca de los lugares de poder: los Campos Elíseos, el Arco del Triunfo o la plaza de la Concordia”, frente a la Asamblea Nacional.

Francia vive desde hace tres semanas protestas convocadas por un movimiento popular autodenominado “chalecos amarillos”, que empezó como una protesta contra el alza del impuesto a los combustibles y ahora refleja una exasperación social más amplia. Cuatro personas murieron y cientos resultaron heridas al margen de las manifestaciones.

Para intentar calmar los ánimos, el Ejecutivo anunció la noche del miércoles que renuncia a los aumentos de las tasas a los combustibles en 2019. Pero estas medidas parecían ser insuficientes para la mayoría de manifestantes. Solo dos depósitos de carburantes fueron desbloqueados tras los anuncios y las convocatorias a salir a las calles el sábado seguían en pie.