Kiev declara estado de guerra tras incidente naval con Rusia

Los hechos sucedidos en el estrecho que une el mar Negro y el mar de Azov renuevan las tensiones entre los países vecinos, a cuatro de años del conflicto que dejó decenas de miles de muertos.

El Parlamento de Ucrania aprobó este lunes una moción del presidente y declaró el estado de guerra en parte de su territorio luego de que Rusia atacara y capturara tres barcos ucranianos en un incidente en el mar Negro, en medio de cerrado apoyo de Occidente a los reclamos de Kiev.

La votación llegó luego de que el gobierno ucraniano exigiera la liberación de los tripulantes y las naves capturadas ayer en el estrecho de Kerch, frente a la disputada península ucraniana de Crimea, que Moscú se anexionó en 2014 pese a la protesta de Kiev y de la comunidad internacional.

La propuesta presentada por el presidente Petró Poroshenko, de imponer el estado de excepción en una parte del país por 30 días, entrará en vigor a las 9.00 (hora local) de la mañana del próximo 28 de noviembre.

El estado de excepción no incluiría movilización de tropas, ni total ni parcial, y tampoco introduciría cortapisas a los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Y no se aplicará a toda la geografía nacional, sino en diez regiones costeras o limítrofes con Rusia -incluidas Donetsk y Lugansk, escenario de un conflicto armado desde 2014- y con Moldavia, y en el propio mar de Azov, las más amenazadas por una posible agresión del país vecino.

En un mensaje a la nación por televisión, Poroshenko alertó este lunes sobre una “grave amenaza” de invasión rusa de Ucrania.

“Los datos de inteligencia hablan de una amenaza extremadamente grave de operación terrestre contra Ucrania. La escopeta que cuelga de la pared tiene que disparar tarde o temprano. Y ahora hablamos de aviones, helicópteros, tanques, baterías de misiles”, dijo.

Los barcos de la guardia costera rusa dispararon ayer contra los buques de la marina ucraniana cerca del estrecho, que separa el mar Negro del mar de Azov, hiriendo a seis marineros ucranianos y, finalmente, apoderándose de los buques y sus tripulaciones.

Fue la primera confrontación militar abierta entre los dos vecinos desde la anexión de Crimea.

Ucrania dijo que sus embarcaciones se dirigían al Mar de Azov en línea con las normas marítimas internacionales, mientras que Rusia acusó de no haber obtenido el permiso para pasar por el estrecho estrecho que abarca un puente de 19 kilómetros (11.8 millas) que Rusia completado este año

Mientras que un tratado de 2003 designa el Estrecho de Kerch y el Mar de Azov como aguas territoriales compartidas, Rusia ha tratado de ejercer un mayor control sobre el paso desde la anexión.

La Unión Europea (UE) y la OTAN pidieron moderación de ambos lados.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, consideró “injustificado” el uso de la fuerza militar contra las tripulaciones de los buques ucranianos.

Y expresó el “pleno apoyo de la alianza militar liderada por Estados Unidos a la integridad territorial y la soberanía de Ucrania, incluidos sus plenos derechos de navegación en sus aguas territoriales según el derecho internacional”.

El Consejo de Seguridad de la ONU rechazó la iniciativa rusa de examinar el incidente, tras lo que la embajadora de estadounidense, Nikki Haley, tachó lo ocurrido el domingo de “violación intolerable” de la soberanía ucraniana y “otra escalada temeraria” por parte de Rusia, informó la agencia de noticias EFE.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, criticó este lunes los planes de Ucrania de imponer el estado de excepción y llamó a los socios occidentales de Kiev a “calmar” a las autoridades ucranianas.