Cristina reveló una entrevista con The New Yorker en la que habló sobre Nisman y el pacto con Irán

La presidenta difundió en las redes sociales el extenso reportaje que le realizó el periodista Dexter Filkins en marzo pasado. “Obviamente que pienso que Irán tuvo que ver con el atentado a la AMIA”, dijo.

Cristina Kirchner reveló ayer una extensa entrevista que le realizó en marzo pasado la prestigiosa revista The New Yorker, en la que habló sobre el pacto con Irán y la misteriosa muerte de Alberto Nisman, quien la denunció por supuesto encubrimiento en la causa AMIA.

“Muy largo y muy malo. Very, very bad, very bad”, dijo la primera mandataria sobre la presentación que hizo en la Justicia el ex titular de la UFI-AMIA cuatro días antes de que apareciera muerto con un disparo en la cabeza en su departamento de las torres Le Parc.”Fue absolutamente desestimada porque carece de pruebas y fundamentos”, aseveró.

“La verdad que la denuncia del fiscal Nisman tiene que ver más me parece con desplazamientos que hubo en la Secretaría de Inteligencia a fines de diciembre que con ninguna otra cosa. Porque en su caja fuerte tenía preservada una presentación ante Naciones Unidas que decía exactamente lo contrario a lo que dijo cuándo denunció. Regresó intempestivamente del viaje, presentó una denuncia”, apuntó la presidenta.

Nisman denunció en enero pasado a Cristina Kirchner, el canciller Héctor Timerman , el diputado Andrés Larroque , el dirigente piquetero Luis D’Elía, el líder de Quebracho, Fernando Esteche, el supuesto agente Jorge “Yussuf” Khalil, el ex fiscal Héctor Yrimia y el presunto espía Ramón Allan Bogado por montar un plan criminal para encubrir a los acusados iraníes por el atentado a la AMIA. El fallecido fiscal utilizó miles de escuchas telefónicas para elaborar su presentación, que fue desestimada en mayo pasado por la Cámara de Casación Penal.

“Las escuchas son ininteligibles, no prueban absolutamente nada, nada más que conversaciones entre personajes de tercera o cuarta categoría o quinta categoría que no tienen absolutamente nada que ver con ninguna de las personas que forman parte del Gobierno”, sostuvo la Presidenta.

Luego de que defendiera el memorándum de entendimiento firmado con Teherán para investigar el atentado a la AMIA, la Presidenta fue consultado sobre si consideraba que Irán había tenido “responsabilidad” en el ataque perpetrado en 1994: “Obviamente que pienso que Irán tuvo que ver, sino por qué como presidenta voy a estar pidiendo que extraditen [a los acusados iraníes]“.

La entrevista

La jefa del Estado, que viajó a Paraguay para participar de una multitudinaria misa del papa Francisco, publicó esta mañana en su página oficial la desgrabación completa del reportaje que le hizo el 11 de marzo pasado, a su regreso de la gira por China, el periodista Dexter Filkins en la quinta presidencial de Olivos. Además, publicó el video de las casi dos horas de entrevista.

“Un gran saludo a Dexter Filkins por la excelente charla que mantuvimos. Multipremiado periodista, que en el año 2009 obtuvo un Pulitzer”, comentó la Presidenta en su cuenta de Twitter.

Además de defenderse por la denuncia de Nisman, la Presidenta se refirió al “modelo” económico del kirchnerismo, la política de derechos humanos del Gobierno y su vínculó con el ex mandatario Néstor Kirchner.

A continuación un repaso de las definiciones más importantes de la Presidenta durante la entrevista con The New Yorker:

La denuncia de Alberto Nisman: “Pero la denuncia en sí, la denuncia en sí yo estoy convencida que no la escribió el fiscal Nisman, cuando uno hace la lectura de ese documento… Claro, es una visión casi periodística. No está fundamentada jurídicamente, es una cosa como hecho por alguien más con un criterio de difusión periodística que con un criterio jurídico”.

La muerte del fiscal: “Sinceramente, yo he escuchado decir que fueron comandos iraníes, he escuchado decir que fueron crímenes pasionales, pero no he escuchado que nadie me dijera ni pueda pensar que realmente tenga que ver con esto. Realmente me parece que es una visión absolutamente interesada y que no responde a la realidad en absoluto. Por una razón muy sencilla, y ya que estamos en «Sherlock Holmes» vamos a hacer una pregunta a lo Sherlock Holmes. Dígame, ¿a quién perjudicaba más la muerte del fiscal Nisman luego de haber denunciado a la Presidenta, a su canciller, a un diputado nacional de traición a su país y de conspirar con los iraníes? ¿A quién perjudicaba más la muerte del fiscal Nisman? Contéstemelo usted, Sherlock Holmes”.

¿Irán es responsable por el atentado a la AMIA? “De acuerdo a lo que dice la justicia argentina tengo que decir que sí, por eso sino no hubiera firmado el acuerdo. Y si no pensara, si yo pensara que la justicia argentina no tiene razón, que está acusando mal. De cualquier manera tenemos que decir una cosa, en mi país nadie es culpable hasta que no es condenado por sentencia firme. No sé cómo es en tu país, pero obviamente que pienso que Irán tuvo que ver, sino por qué como Presidenta voy a estar pidiendo que extraditen. Tengo que cumplir con las órdenes del juez que manda a pedir la extradición de fulanito de tal, menganito, de sultanito que son miembros o ciudadanos iraníes, obviamente, sino sería casi absurdo”.

El pacto con Irán: “Si el acuerdo que firmamos fuera declarado constitucional en la Argentina, nosotros en virtud de las convenciones de Naciones Unidas, porque no te olvidés que es un convenio bilateral en el marco de lo que es la reglamentación de los tratados internacionales y demás. Si ese tratado pudiera ponerse en marcha, que nunca se puso en marcha, nosotros estaríamos en condiciones de exigir en la ONU que se dé cumplimiento a un tratado bilateral hecho en el marco de lo que establecen las convenciones internacionales de la ONU. En el marco de la resolución 1373 de Naciones Unidas por ejemplo. Estaríamos en condiciones, pero para eso necesitamos que sea declarado constitucional en la Argentina de modo tal que me permita exigirle a Irán que lo apruebe y que lo cumpla, ahora, si me lo traban acá es evidente que hay intereses, intereses que tal vez no quieran y que tal vez le sean más convenientes intereses geopolíticos o intereses que intervinieron en la Argentina”.

Las escuchas telefónicas de la denuncia de Nisman: “Son totalmente desacreditadas por el propio juez de la causa que dijo que las escuchas no son prueba de nada, además son personas a las cuales personalmente no conozco, al señor ese Khalil que aparece en las escuchas está más vinculado con el Gobierno de la Ciudad, toda su familia es empleada del Gobierno de la Ciudad. Al otro señor que ni me acuerdo el apellido que los indicaban como miembro de inteligencia, no existe, tampoco tiene ninguna vinculación. O sea, en realidad, las escuchas son ininteligibles, no prueban absolutamente nada, nada más que conversaciones entre personajes de tercera o cuarta categoría o quinta categoría que no tienen absolutamente nada que ver con ninguna de las personas que forman parte del Gobierno […] Es más yo creo que las escuchas fueron armadas”.

El rol de Luis D’Elía: “Primero para saber que la persona que usted menciona, Luis D’Elía, es un defensor de Irán no había necesidad de hacer escuchas telefónicas ni de ningún tipo, era ir y prender la radio o la televisión y verlo las cosas que él decía”.

¿Qué pasó con Nisman? “Yo no tengo pruebas porque no estoy en la causa. No soy ni fiscal ni jueza. Lea la carta, por favor, que yo hago una evaluación de carácter político, porque creo que hubo una gran maniobra política contra el gobierno. Entonces, los que evalúan las pruebas o las causas serán la Fiscalía. Lo invito a que por la causa AMIA hable con el doctor Canicoba Corral y por la causa de Nisman hable con la fiscal Fein o con la jueza de la causa. La evaluación política de que se trató de una gran maniobra política contra el gobierno con ramificaciones nacionales y para impactar también internacionalmente en situaciones que se están viviendo hoy en Medio Oriente, en Estados Unidos y demás, le recomiendo la lectura de mi segunda carta. Y si no le alcanza, la versión de mi intervención en el Congreso para el primero de marzo, donde no solamente le expliqué a un periodista sino a los 40 millones de argentinos lo que esta presidenta piensa que pasó con eso”.

Su sorpresivo giro por la muerte del fiscal: “No. No, no, no. Dexter, bad information, bad information, bad information, bad information. Esta es mi primera [carta].transcribieron mal, como hace la prensa argentina, informa mal para que ustedes digan cualquier cosa. Esta es mi carta en inglés publicada en las redes. ¿Qué dice ahí? Okey, te la regalo, llévala. Dice, signo de interrogación, «nunca creí». Y acá tengo la otra. Esta es cuando se conoció la denuncia, cuando pude leer la denuncia, porque la denuncia se publica después de muerto el fiscal, entonces ahí se entienden un poco más las cosas. Ambas. Jamás cambié de opinión”.