La selección superó con claridad a Chile y finalizó tercera en la Copa América

El abrazo entre Messi y Dybala luego de la anotación del jugador de la Juventus.

Con una buena actuación, Argentina venció al combinado dirigido por Reinaldo Rueda, con goles de Sergio Agüero y Paulo Dybala, descontando por vía de los doce pasos Arturo Vidal. De esta manera, cerró en el tercer puesto la participación en el certamen.

El ecosistema albiceleste funcionó hoy a la perfección, con un excelso primer tiempo consiguió terminar en ventaja. En la primera oportunidad fue por una avivada del mejor jugador, Lionel Messi, quién miró al Kun y con la complicidad entre dos jugadores que con una mirada ya saben lo que va a hacer el otro, sacó rápido un tiro libre cercano a la mitad del campo de juego y habilitó para que el delantero del Manchester City definiera eludiendo a Gabriel Arias. De esta forma, a los 12 minutos del primer tiempo, la celeste y blanca ya se ponía en ventaja.

Solamente diez minutos más tarde, es lo que se demoró en volver a marcar en otra oportunidad. Esta vez, quién cumplió la función de asistidor fue Giovani Lo Celso, que tuvo un gran partido. El jugador de Real Betis filtró un pase para Paulo Dybala, quién controló y al quedar mano a mano con el arquero, definió picándola levemente para decretar a los 22’ minutos el 2 a 0.

Sin dudas, el jugador de la Juventus, fue otro que tuvo un alto rendimiento en el conjunto nacional. El reemplazante de Lautaro Martinez desequilibró en varias oportunidades, aportó mucho juego y conexión, demostró que puede entenderse con Leo y que pueden jugar juntos.

El duelo se desnaturalizó a los 36’ minutos de la primera etapa, cuando el árbitro paraguayo, Mario Díaz de Vivar, de muy mal arbitraje, perjudicó claramente a la selección. Los chilenos se veían superados futbolísticamente y no encontraban respuestas por la vía del juego, empezaron a buscar mayor fricción en los cruces y las jugadas disputadas, con punto cúlmine en la protagonizada por Gary Medel.

El ex jugador de boca juniors, cubrió un balón que se iba por la línea de fondo, Messi había ido a presionar para intentar recuperarlo, pero al irse la pelota, el futbolista trasandino reaccionó cuerpeando al argentino en varias oportunidades. La pulga no entró en ese juego y mantuvo la compostura, sin embargo, el juez tomó la extraña decisión de expulsar a ambos, sin recurrir a la televización, en una jugada que se arreglaba con una amonestación por lado. Esta fue la segunda expulsión del «10» en toda su carrera, la primera había sido en un amistoso ante Hungría en el 2005, en su debut con la camiseta de la selección.

En la segunda etapa, los dirigidos por Scaloni siguieron dominando en el encuentro y tuvieron algunas oportunidades para estirar aún más el marcador. Los chilenos no mostraron desde el circuito de juego poder generar inquietud al arco custodiado por Franco Armani. Si bien obtuvieron el descuento, fue por medio de un penal otorgador por el VAR. El juego se detuvo para revisar una falta que el árbitro no había pitado al borde del área argentina, antes de que patee el córner Paulo Dybala, quedó detenido el partido y Mario Díaz de Vivar revisó la acción. Determinó que era falta de Giovani Lo Celso sobre el borde de la línea y dictaminó el tiro de los doce pasos que Arturo Vidal cambió por gol, a los 59’.

Sin mucho volumen de juego, a medida que iban pasando los minutos, los trasandinos iban adelantándose en el campo, aunque ese adelantamiento no se traducía en situaciones concretas de gol. El técnico argentino decidió ensayar algunas modificaciones, con la entrada de Ángel Di María por Paulo Dybala, que provocó un leve desconcierto debido al gran nivel en el que estaba jugando el atacante de la vecchia signora. Luego ingresó Matías Suárez, en lugar de Agüero y cuando faltaba poco para el final, mandó a la cancha a Funes Mori, para fortalecer el juego aéreo, ante una eventual embestida por arriba de los chilenos.

Los minutos se fueron consumiendo y la llama se apagó con el pitido final del colegiado, consiguiendo el seleccionado llevarse una victoria y culminar con una buena imagen en la competencia, cambiando la que había demostrado en el inicio. En el transcurso, Lionel Scaloni fue encontrando respuestas. El equipo, definiendo algunos nombres y el sistema de juego, quedando reflejadas estas certezas en un mejor funcionamiento del andamiaje táctico y estratégico pensado por el entrenador.