Las Cardiopatías: ¿qué son y cómo prevenirlas?

Pueden afectar tanto a niños como adultos, y hasta podrían causar la muerte súbita.

En el ámbito de la Salud existen enfermedades como las cardiopatías que se encuentran
entre las principales causas de mortalidad en Argentina. Con el progreso científico en materia de cardiología, se han logrado disminuir varios factores de riesgo.

Según, el Dr. Iván Chiotti (Esp. en cardiología crítica), la cardiopatía es una enfermedad que afecta al órgano del corazón, y puede manifestarse: de forma estructural (sus células y tejidos), por irrigación del corazón, por medio de su sistema eléctrico, por infecciones o dilataciones del músculo llamadas miocarditis o por hipertrofias del músculo. Pueden ser congénitas (hereditarias o no) o adquiridas, a causa del tabaco, el exceso de colesterol, el exceso de azúcares o por la obstrucción de una arteria.

Por otra parte Iván afirmó que “los síntomas van a depender de la afección cardíaca que el paciente tenga, generalmente suelen manifestarse a través de la falta de aire, fatiga, cansancio, astenia, anorexia ante una cardiopatía dilatada, dolor u opresión en el pecho con irradiación del brazo o a la mandíbula y espalda, en el caso de una cardiopatía isquémica, y con palpitaciones en la cardiopatía arrítmica, que es la parte eléctrica del corazón”.

En cuanto a la forma de detección en adultos, el especialista puntualizó que empieza por un examen físico y una anamnesis, que es el interrogatorio sobre los síntomas (falta de aire, dolor de pecho, fatiga, palpitaciones), además de otras pruebas complementarias (Ergometría, ecocardiograma, mapeo de presión arterial, cateterismo cardíaco, holter, estudio electrofisiológico, test de caminata, entre otras). “Incluso pueden detectarse en forma intrauterina, con malformaciones que pueden presentarse antes de que el niño nazca”, agregó.

También precisó: “El tratamiento es muy variado, y depende del tipo de patología cardíaca que posea cada paciente, pero hay una intersección entre los tratamientos como lo es la dieta baja en lípidos y en azúcares, el ejercicio aeróbico tres a cuatro veces por semana, el control cardiológico periódico y la ingesta de medicación. “A la población general lo que se le recomienda es el ejercicio aeróbico, la dieta sana, baja en azúcares y lípidos, que son los factores de riesgo llamados modificables con la voluntad o el ejercicio”, y por otra parte añadió que “los factores no modificables tienen que ver con la herencia”.

Consultado sobre los avances científicos sobre esta afección aseguró que: “La investigación científica ha avanzado muchísimo, nos ha traído drogas para salvar vidas, como lo ha hecho la aspirina en su momento. Ahora hay nuevas drogas y todas pasan por la fase correspondiente para llegar a ser aprobadas por la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) en Argentina y la FDA (Food and Drug Administration/Administración de Medicamentos y Alimentos) en EE.UU. Entre las drogas que fueron admitidas, se encuentran: clopidogrel, prasugrel y ticagrelol, las cuales evitan la oclusión arterial. La cardiología está en constante investigación de nuevos fármacos para ayudar al tratamiento del paciente”.

Sobre las formas de prevención recomendó:

“En primer lugar, ante cualquier síntoma de sospecha cardíaca, asistir al médico para que realice las pruebas pertinentes, y, en segundo lugar, tomar conciencia de que si existen antecedentes familiares es una causa probable de posibles complicaciones. En primera instancia el cuerpo médico hará un diagnóstico para saber si existe o no una cardiopatía y luego una serie de estudios de imágenes y de pruebas eléctricas para detectar si la salud del paciente está en riesgo o no”.

“Una vez detectada se puede evitar o disminuir el riesgo de muerte súbita, mediante un tratamiento adecuado que abarca desde la ingesta de fármacos hasta la colocación de dispositivos cardíacos implantables”.

Por último, aludió a que existen cardiopatías que pueden generar muerte súbita como lo son la arritmogénica, que puede ser una arritmia grave. También los llamados síndromes de QT largo, que son silenciosos y ocasionan la muerte, pueden ser congénitos o no, son una porción del electrocardiograma o arritmias ventriculares malignas, que se pueden derivar en patologías muy complejas.

“La hipertensión arterial, también está asociada a las cardiopatías, y es un factor de riesgo coronario, ya que el músculo se va dañando, atrofiando y acarrea consecuencias graves a largo plazo”, concluyó.

Nota realizada por: CAROLINA ATOR