¿Comer grasas ayuda a mantenerse en forma?

Llegó el calor y la preocupación por lucir una figura esbelta hace que aumenten las consultas a los especialistas, así como también el interés por las dietas y las rutinas extremas de gimnasio. 

Comer es necesario pero además da placer. Si no “comemos por comer” y estamos bien asesorados, podemos mantener un equilibrio entre aquello que nos gusta ingerir, mantenernos en forma y alimentarnos de manera completa y saludable.
“Las grasas también pueden ser buenas”, dice Leandra Natali. La licenciada en nutrición señala que a la hora de saciar el hambre o de comer entre comidas, es bueno echar mano a alimentos que disminuyan el colesterol. El consumo moderado de grasas insaturadas, también conocidas como buenas o saludables, aporta grandes beneficios para la salud. Entre ellos:

-Mejora de la piel, las uñas y el pelo.
-Disminución del colesterol malo o LDL.
-Aumento del colesterol bueno o HDL.
-Disminución de triglicéridos en sangre.
-Aporte de vitamina E.

¿Qué alimentos hay que consumir?

Estas grasas están presentes en frutas secas, semillas, aceites vegetales, aceitunas y paltas. “Se trata de alimentos que deben ser comidos a conciencia, sin abusar, ya que poseen una alta concentración calórica”, señala la nutricionista. Para tomarlos como colación, se sugiere alternar entre frutas, cereales y semillas.

Snacks saludables

Las comidas entre comidas son las que más dificultades generan a la hora de mantener una conducta alimentaria correcta. No obstante, ofrecen un sin numero de opciones saludables eficaces para darse un gusto y no llegar al “atracón” durante la comida principal.

Algunas colaciones que bajan el colesterol

Una banana mediana.
-Una manzana + barra de cereal.
-Un yogurt descremado + un puñadito de pasas de uvas o frutos secos.
-Un yogurt descremado + frutillas cortadas en cubos o arándanos + tres o cuatro almendras trituradas.
-Un vaso de ensalada de frutas sin el agregado de azúcar.
-Jugo de fruta natural sin el agregado de azúcar + dos galletas de arroz con queso untable descremado.
-10 unidades de almendras y nueces.
-Cuatro ciruelas deshidratadas + almohaditas de avena.
-Semillas, que pueden ser incorporadas a una yogurth o una sopa.

 

 

Con la llegada del calor, además, se refuerza la importancia de tomar agua segura durante todo el día, antes de que llegue la sed. Se aconseja, por lo menos, consumir de un litro y medio a dos por día.