Cupones y folletos serán vitales para mantener el consumo en navidad

Para nadie es secreto que la situación de Argentina llegó a niveles muy complicados en los últimos meses, caracterizada no solo por la inestabilidad política y un cambio de gestión, sino también por una caída significativa en el consumo que solo podría equipararse a lo visto a mediados de la década cuando parecía que las cosas no podían empeorar más .

Ante esta situación desesperada que tiene el potencial de traer un desequilibrio significativo al desempeño económico, son cada vez más las cadenas minoristas y pequeños empresarios que buscan desarrollar estrategias para mantener estable la afluencia en sus establecimientos, así como la generación de ingresos.

La masificación de folletos y cupones de descuento sería la estrategia a aplicar durante esta navidad.

Cupones y folletos en la crisis

Así lo explicó recientemente el fundador de la plataforma Cuponstar, Agustín Perlman, quien compartió datos recopilados por la empresa en los que se afirma que el crecimiento en el uso de esta metodología de descuentos sería de entre 40% y 50% interanual, con este incremento siendo de 20% en comparación al 2017.

Aunque los cupones hayan ganado popularidad en este 2019 como medida para ayudar a los empleados a ahorrar en productos de primera necesidad, la realidad es que la Argentina ha mantenido una cultura de ofertas agresiva desde hace casi 2 décadas, siendo esta una de las importantes del mundo en conjunto con las de EE.UU. y España.

Es por este mismo fenómeno que hemos podido presenciar un posicionamiento cada vez más férreo de las festividades de descuentos como puedes serlo el Black Friday y el Cyber Monday, ambas encargadas de marcar el inicio de la temporada de compras navideñas.

E-commerce, nuevo aliado del ahorro

Ya que popularmente hemos conocido estos cupones en su formato físico, la realidad es que muchos desconocen que los mismos ya son una estrategia digital. Es por eso que el e-commerce, que no solo busca permitirnos comprar por Internet, sino también darnos a conocer los mejores precios y los establecimientos que los brindan, se ha vuelto una herramienta indispensable.

Esto es algo que podemos ver especialmente en la industria de lo folletos, ya que incluso existen decenas de plataformas que permiten conocer los descuentos más actuales de los minoristas en todo el país con tan solo un par de clics. Aunque esto pueda ser positivo para el consumidor porque agiliza el proceso de compra, también es una herramienta con la que se busca aliviar el impacto del comercio en el medio ambiente.

A través de estos folletos virtuales, se disminuye significativamente el uso de recursos como papel y otros insumos, a la vez que se elimina por completo la mala disposición de estos folletos físicos que puede ocurrir una vez estos llegan al consumidor final.

Ejemplos de esto pueden ser los de Ofertero.com.ar y Kimbino.com.ar, que no solo operan en el país, sino alrededor de todo el mundo. En estos es posible encontrar ofertas en categorías como la electrónica, moda, belleza, salud, decoración, y productos de primera necesidad.

¿Quienes aplican estos descuentos?

Aunque muchos puedan pensar que los folletos y cupones solo son lanzados por las cadenas que venden productos de primera necesidad, la realidad es que estos pueden verse prácticamente en cualquier industria, desde los alimentos y los bienes para el mantenimiento del hogar, hasta prendas de vestir y equipos electrónicos.

Del mismo modo, como lo hemos dejado en claro a lo largo de la nota, es importante recordar que los folletos de descuento no solo equivalen a los cupones físicos que podemos encontrar en revistas y medios similares, sino también a las campañas de ofertas que lanzan los minoristas nacionales al momento de dar a conocer sus mejores precios de cara a temporadas específicas.

Aunque ahorrar realmente durante un periodo de crisis pueda ser complicado, la realidad es que es una de las mejores alternativas que tienen los argentinos para no desestabilizar sus finanzas a la hora de comprar. Así, los folletos no serán una forma de parar la crisis, pero sí una herramienta para disminuir sus efectos.