La herramienta Art Selfie de la aplicación Google Arts Culture está disponible desde hoy en la Argentina

Narciso abre otra puerta a los museos.

Puede fallar. Hay que advertirle al Narciso que todos llevamos dentro, y que tan bien representó Caravaggio en el siglo XVI, que nuestro “doble” en un museo puede tener características muy distintas a las que imaginamos al inclinarnos embelesados sobre nuestro propio reflejo.

Esa posible decepción es parte del juego que propone la herramienta Art Selfie de la aplicación Google Arts & Culture, disponible desde hoy en la Argentina. Cuando pensábamos que el boom de las selfies comenzaba a decaer, llega esta función que demostró gran popularidad en otros países: desde su lanzamiento, en diciembre último, más de 78 millones de rostros fueron comparados con más de 10.000 retratos de los 1500 museos de 70 países que integran este proyecto gratuito.

La nueva herramienta compara la fotografía que tomamos del propio rostro con las obras de la inmensa base de datos de Google Arts & Culture y nos devuelve aquellos retratos que tengan un alto porcentaje rasgos similares. Claro que eso depende de los gestos que hagamos o de la posición de nuestra cabeza al hacer clic, con lo cual las posibilidades parecen no tener fin.

 

Michelle Luo, gerenta de producto de Google, cuando se le consulta sobre el amplio rango de opciones (de retratados masculinos y femeninos, de todas las edades) con las que nos compara la aplicación. Y explica que ésta se basa en “una tecnología de aprendizaje automático, un algoritmo entrenado para encontrar patrones”, similar al que permite descubrir obras que contengan un alto porcentaje de cualquier color elegido.

“La idea es que funcione como una puerta de entrada -dice Luo-. Que a través de la selfie podamos ir más profundo, encontrar inspiración para ir a los museos y aprender más sobre las obras y los artistas.”

“La principal pregunta que me hacen es: ‘¿Hiciste esto para reemplazar la experiencia de ir a un museo?’ Y la respuesta es: ‘No, lo hice para complementar la experiencia”, aclaraba ya en 2011 en una charla TED Amit Sood, creador de este museo de museos disponible online, que antes de llamarse Google Arts & Culture nació como Google Art Project y se transformó luego en Google Cultural Institute.

En artsandculture.google.com se puede recorrer por ejemplo Caras de Frida, primera retrospectiva virtual de un artista del siglo XX, lanzada meses atrás para inspirar al mundo. O las colecciones de cientos de museos internacionales y locales, como Colección Fortabat y el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.

Hasta ayer, para usar desde la Argentina la nueva herramienta era necesario instalar un servicio de VPN, modalidad de conexión que sirve para simular la presencia en otra región. Desde hoy basta con descargar la aplicación Google Arts & Culture -disponible en forma gratuita para iOS y Android-, acceder a la opción “Art Selfie” y tomar una foto del propio rostro.

Hasta ayer, para usar desde la Argentina la nueva herramienta era necesario instalar un servicio de VPN, modalidad de conexión que sirve para simular la presencia en otra región. Desde hoy basta con descargar la aplicación Google Arts & Culture -disponible en forma gratuita para iOS y Android-, acceder a la opción “Art Selfie” y tomar una foto del propio rostro.Para calmar la ansiedad de los más escépticos, desde Google aseguran que las selfies sólo se utilizan para buscar las semejanzas y no quedan guardadas en ninguna base de datos. Y señalan con orgullo el caso Kate Stewart, una mujer estadounidense que habría sido comparada por esta herramienta con el retrato de Ema, su bisabuela, pintado por George Bellows y perteneciente a la colección del museo Lacma.