Trabajadores de delivery quieren contar con un convenio que regule la actividad

Los repartidores virtuales pretenden que se pague un seguro por robo, ART y uso de Internet. 

El sindicato de personal de plataformas (APP) se movilizará hoy a las 11 a la Secretaría de Trabajo de la Nación para exigir la convocatoria a las empresas del sector con la intención de negociar una suerte de convenio 4.0. El pliego de demandas incluye el pago de un seguro total por robo, ART, monotributo e Ingresos Brutos, además del uso de Internet que hacen los repartidores y choferes virtuales a través de sus celulares durante su jornada de trabajo. La protesta será también para reclamar que las aplicaciones se hagan cargo del mantenimiento de bicicletas y motos, el cese del cobro por el uso de la plataforma y de las capacitaciones, junto con el pago de un adicional por trabajo nocturno igual al que le facturan las empresas a sus clientes.

La idea de crear un convenio de la actividad es impulsada por uno de los titulares de la Confederación General del Trabajo (CGT), Hector Daer, quien el jueves pasado recibió por primera vez al sindicato de plataformas en la sede de Sanidad y se comprometió a interceder ante el Gobierno para lograr su reconocimiento formal. La entidad busca representar y formalizar a cerca de 100.000 personas empleadas por las aplicaciones en Argentina.

Vale destacar que en el mundo el sindicalismo viene exigiendo en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y los eventos laterales del G20 la regulación de las aplicaciones -como Uber, Rappi y Glovo- para frenar la “precarización laboral”.

Los entregadores (delivery) y choferes de plataformas piden ser reconocidos como empleados, ya que carecen de cobertura por accidentes laborales y de aportes jubilatorios, y no gozan de beneficios reconocidos por los convenios colectivos, las leyes del trabajo y la Constitución. La movilización de hoy será la segunda de estas características desde la primera huelga realizada en julio por los repartidores de Rappi de Argentina.

El abogado laboralista y exministro de Trabajo de Córdoba, Jorge Sappia, indicó que la intervención del Estado y la adaptación de las leyes laborales “es un paso necesario para regular la situación laboral de los trabajadores de apps”.

Para Sappia, “no hay dudas de que estos repartidores o choferes de plataformas tienen un vínculo laboral que es atípico por sus condiciones pero no deja de ser una relación laboral”. En esta línea de pensamiento, consideró que “antes de un convenio marco, lo que necesitan estos trabajadores es que se regule de manera urgente la actividad”. Y destacó: “No puede ser que para poner un restaurante, una persona tenga que ir a la Municipalidad y cumplir con todos los requisitos y quienes tienen una plataforma de este tipo no tengan las mismas obligaciones”.

Modelo de negocio

Rappi llegó al país en marzo y cuenta con más de US$180 millones de inversión. El modelo de negocios de esta empresa es similar al de Uber. A través de sus apps, los clientes piden productos que son llevados a su casa por “rappitenderos”. Al completar el pedido, el repartidor gana el costo de envío que, dependiendo de la distancia y tipo de pedido, varía entre $40 y $60 -más la propina que decida dejar el cliente, que es opcional-. Por otro lado, Rappi le cobra al negocio asociado una comisión de entre 20% y 25% del monto de cada pedido realizado.

Condiciones de trabajo

Las firmas fijan tarifas unilaterales, los obligan a pagar el monotributo y las jornadas son a destajo, por un ingreso mensual de entre $10.000 y 15.000 de bolsillo.

Fuente: Comercio y Justicia