La portabilidad numérica como factor de competencia

En este artículo te contamos cómo la portabilidad numérica ayuda a que las operadoras móviles puedan dar mejores servicios.

La portabilidad en la Argentina existe desde hace más de 10 años, y su mayor o menor uso se explica, básicamente, por dos aspectos: uno, la estrategia comercial de las operadoras para alentar a los clientes de la competencia a pasarse a sus huestes sin perder el número de teléfono. Dos, el hartazgo de un usuario con su compañía móvil por la mala atención.

Es lo que provoca que haya momentos del año en donde se registren más o menos pedidos de portabilidad numérica. En pandemia, por ejemplo, la decisión de cambiar de operador manteniendo la misma línea (de eso se trata la portabilidad) motivó a los usuarios a que recurrieran a ella mucho más que en años anteriores.

Basta mirar los números del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), que lleva las estadísticas de los traspasos, para advertir que la portabilidad registró cierto comportamiento estable entre 2017 y 2018, pero que a partir de 2019 los pedidos fueron más altos que lo sucedido hasta ese entonces.

De hecho, en 2021, más precisamente en el segundo trimestre, se activaron más planes de portabilidad que nunca en Argentina. Un comportamiento que viene siendo bastante similar desde 2019.

¿Qué sucedió en ese año para que los usuarios hayan decidido ejercer su derecho a la portabilidad numérica? Seguramente, fuertes estrategias comerciales de parte de las operadoras que encuentran en esta alternativa un modo de ofrecer servicios en combo, donde la portabilidad resulta un factor clave para cambiar de operador móvil sin perder la línea. El secreto de estas acciones radica en ese factor.

Si tantos cambian: ¿por qué no cambio?

Entre 200.000 y 300.000 personas son las que optan por la portabilidad cada mes en  Argentina, de acuerdo a los datos del regulador. Hay meses en donde las solicitudes se ubican por debajo de esas cifras, pero el comportamiento que se sigue manteniendo muestra que, cuando hay oportunidades para recibir mejores servicios a mejores precios, los usuarios no dudan en cambiarse de operador móvil.

Y aquí es donde se ve a las claras lo que significa tener derecho a la portabilidad:

  • Cualquier cliente tiene la libertad de cambiar de compañía sin perder su línea de teléfono móvil que hoy es casi tan importante como el número de DNI.
  • La línea móvil es la que permite habilitar contactos laborales, registrar servicios, recibir notificaciones de los organismos públicos, alertas de seguridad, y hasta poder tener una cita o, inclusive, retomar contacto con aquella persona que hace tanto se dejó de ver.

En cada uno de estos ejemplos, entre tantos otros, se advierte la importancia y la relevancia de la portabilidad numérica como derecho de cara al usuario. En especial, como factor de competencia cuando se trata de elegir una compañía móvil.

“Pasarme a Claro es una ventaja”

Operadoras móviles como Claro ofrecen la portabilidad numérica como el camino para que los usuarios accedan a beneficios adicionales en los servicios de telecomunicaciones.

Además de brindar importantes descuentos a quienes decidan pasarse a sus huestes, se les otorgan otras ventajas como ofrecer planes de acuerdo a la necesidad de cada usuario, que oscilan entre consumos de 1 giga a 15 gigas, o planes libres por 25 gigas que, a su vez, suman en todos los casos tres meses de Amazon Prime Video gratis y roaming de datos que varían según el tipo de plan pero que resultan sumamente convenientes.

Los beneficios de la portabilidad numérica de Claro también alcanzan a quienes suscriben al plan prepago en el que, a partir de una recarga mínima, van a poder utilizar:

  • WhatsApp gratis durante tres días.
  • Obtener un pack 100 MB por un día.
  • Realizar llamadas ilimitadas a todos los Claro durante 30 días.

En caso de querer realizar una recarga mayor a la mínima, se debe ingresar en el sitio de Claro y ver la opción que mejor se adapte a las necesidades de ese momento. Además, está la opción de administrar el saldo comprando packs de datos con beneficios extra.

¿Cómo hacer la portabilidad?

Es muy simple. Hay que contactarse con la compañía a la cual querés pasarte. Basta con manifestarles llenando un formulario digital “quiero pasarme”.

A partir de ahí se inicia un trámite muy simple. La operadora se pone en contacto con el titular de la línea para indicarle cómo seguirá el trámite, hasta que finalmente la línea esté portada.

Además, todo el proceso se puede seguir on line. De esta manera, el nuevo cliente sabrá el momento justo en el cual comenzará a recibir los beneficios por haber hecho ejercicio de su derecho a la portabilidad numérica.

Vale insistir en este punto. La portabilidad numérica es un derecho de los consumidores y el buen uso de parte de quienes deben respetar esa voluntad se traduce, al final del camino, en una mejor prestación de servicios.