Olivosgate: el Gobierno salió a presionar para que la causa no recaiga en Arroyo Salgado

Juan Martín Mena

La decisión del juez federal Sebastián Casanello de declararse incompetente en la causa que investiga los festejos de cumpleaños de la Primera Dama, Fabiola Yáñez, en la Quinta de olivos durante la etapa más estricta de la cuarentena social abrió las puertas a que la investigación recaiga en el despacho de Sandra Arroyo Salgado, a cargo de uno de los tribunales federales de San Isidro.

Si bien el fiscal de turno en San Isidro hoy es el N°2, a cargo de Lino Mirabelli, Sandra Arroyo Salgado tiene una denuncia similar a la que investigaba Casanello, por lo que ya había solicitado tomar vista y analizar el contenido del expediente de Comodoro Py.

Ante la posibilidad de que Arroyo Salgado quede a cargo de la investigación de la Fiesta en Olivos, el viceministro de Justicia de la Nación, Juan Martín Mena, acusó este jueves de parcialidad a la magistrada: “No corresponde el cambio de jurisdicción de la causa por la foto de Olivos”.

Mena dialogó con Radio 10 donde se quejó: “Creo que nadie puede hacerse el zonzo. Para todos es conocido que Arroyo Salgado no garantiza imparcialidad hacia nuestro espacio político”.

Y continuó: “Las de Arroyo Salgado son posiciones públicas. Con las connotaciones políticas de este caso, no me parece que su intervención sea la más adecuada”.

Recordemos que Sandra Arroyo Salgado, exmujer del fallecido fiscal Alberto Nisman, abonó la teoría de un magnicidio y, en diferentes ocasiones, acusó al Gobierno de haber funcionado “como un grupo de tareas de una dictadura más que como una república”, y aseguró que funcionarios del gobierno nacional trataron de “obstruir la investigación de la denuncia y atacarlo para desprestigiar su trabajo”.