Lázaro Báez: se termina el juicio y el 10 de febrero estaría la sentencia

Octubre de 2018: Lázaro Báez y su hijo Martín asisten a una audiencia del juicio por la Ruta del Dinero K, que recién ahora está por finalizar. Foto David Fernández.

A la causa por lavado en la que está involucrado Lázaro Báez le quedan cuatro audiencias. Según el cronograma, el fallo será después de la feria judicial de enero.

La causa que llevó por primera vez al banquillo de los acusados a Lázaro Báez, ex socio comercial de Cristina Kirchner, entró en la recta final: sólo restan cuatro audiencias y se escuchará la sentencia, que se espera dictar el 10 de febrero. El contratista K está acusado de haber comandado una organización lavó 60 millones de dólares. El caso toca de cerca a la vicepresidenta, pues se sostuvo que el delito precedente de estas maniobras el el caso de la presunta corrupción en la obra pública.

“Soy una víctima de una campaña atroz. Esta campaña incluyó la prisión de políticos y empresarios sin pruebas ni motivos. Inventaron causas sobre causas, todos los días una nueva. Fui víctima de los servicios para acusar a Cristina Kirchner, pero no pudieron doblegarme“, dijo Lázaro Báez cuando declaró en el juicio. Fue la única vez que expresó algo respecto a la principal causa que recae sobre él.

En este expediente, el juez Sebastián Casanello procesó a Báez, a sus cuatro hijos y a otros 21 imputados por haber montado una estructura de “sociedades y cuentas bancarias en el exterior que permitieron el blanqueo de por lo menos unos sesenta millones de dólares”. Para estas operaciones se utilizaron firmas como Austral Construcciones (adjudicataria de 51 contratos viales por 46.000 millones de pesos), la financiera SGI, la empresa Helvetic entre las principales.

Báez responsabilizó al gobierno de Cambiemos: “Todos los poderes del Estado colaboraron, muchos de sus integrantes amedrentados por las políticas implementadas por el Ejecutivo en la supuesta lucha contra la corrupción”.

Lázaro Báez, que está siendo investigado por el juez Casanello para determinar si su patrimonio -que supera los 205 millones de dólares- es producto de haber actuado como posible testaferro de la familia Kirchner, afirmó además que “convirtieron” su nombre “en un sinónimo coloquial de la palabra testaferro, sin una sola condena que probara que lo haya sido”.

Sin embargo, el ex bancario de Santa Cruz no dio precisiones sobre cómo logró adquirir 1.400 propiedades valuadas en 205 millones de dólares, cuando en 2013 sólo había declarado ante la AFIP bienes por 66 millones de pesos.

La suya es una historia que se escribe siempre ligada a la de los Kirchner. Dueño de Austral Construcciones, desembarcó en el rubro de la obra pública en mayo de 2003, sólo 12 días antes que Néstor Kirchner asumiera la Presidencia de la Nación. Previamente, se había desempeñado como gerente de línea de crédito en el Banco Santa Cruz.

La justicia no indagó sobre la amistad entre Lázaro y Néstor, sino en sus negocios: investigó 15 operaciones de compraventa de inmuebles, administración y alquiler de hoteles, construcción de propiedades para la inmobiliaria de los Kirchner, fideicomisos, un terreno en condominio y la ampliación de un hotel sobre terrenos de Austral.

La Ruta del Dinero K quedó vinculada con la causa de la presunta defraudación al Estado por la asignación irregular de obra pública a Báez durante el gobierno kirchnerista. En ese expediente, a cargo del TOF 2, se está juzgando a Cristina Kirchner y el dueño del Grupo Austral por asociación ilícita. En el juicio por la Ruta, las irregularidades con esas obras se consideraron como delito precedente de las operaciones de lavado de dinero: sin ese manejo de fondos, el empresario K no podría organizado el posterior blanqueo dinero.

El caso que juzga el Tribunal Oral Federal 4 presidido por el juez Néstor Costabel, junto a las magistradas Gabriela López Íñiguez y Adriana Pallioti, transita sus audiencias finales. Fuentes judiciales señalaron que en diciembre sólo habrá dos encuentros más, el 16 y el 23. Resta definir si podría haber una audiencia el 30 del mes en curso.

Después de la feria judicial de verano, habrá audiencia el 3 de febrero y finalmente el 10 los magistrados esperan realizar la lectura de la sentencia.

Durante la etapa de alegatos, las querellas de la Unidad de Información Financiera (UIF), la AFIP y la Oficina Anticorrupción (OA) pidieron condenas para el empresario: nueve años, ocho y ochos años y medio, respectivamente. Todos sostuvieron que parte del dinero que Báez recibía por la obra pública se volcó a las operaciones de lavado de dinero. La pena máxima hasta el momento, es la requerida por el fiscal.

Así, el primer juicio que afrontó Lázaro Báez se acerca a su instancia final después de dos años desde su inicio.

El dueño del Grupo Austral, arrestado por orden del juez Casanello en abril de 2016, se encuentra bajo arresto domiciliario en un domicilio bajo reserva. En esa propiedad ubicada en el Gran Buenos Aires, es monitoreado con tobillera electrónica y cuenta con custodia policial las 24 horas.