SpaceX y su histórico lanzamiento espacial

La compañía de cohetes privada del multimillonario empresario Elon Musk, lanzó el sábado a dos estadounidenses hacia la órbita desde Florida en una misión que marca el primer vuelo espacial de astronautas de la NASA desde suelo estadounidense en nueve años.

Un cohete SpaceX Falcon 9 despegó del Centro Espacial Kennedy a las 15.22 EDT (1922 GMT), lanzando a Doug Hurley y Bob Behnken en un viaje de 19 horas a bordo de la cápsula Crew Dragon, recientemente diseñada por la compañía, con destino a la Estación Espacial Internacional.

Momentos antes del despegue, Hurley dijo: “SpaceX vamos por el lanzamiento. Vamos a encender esta vela”, parafraseando la famosa frase pronunciada en la plataforma de lanzamiento en 1961 por Alan Shephard, el primer estadounidense lanzado al espacio.

Crew Dragon se separó de su impulsor de segunda etapa a las 15.35 y entró en órbita.

La nave se lanzó desde la misma plataforma utilizada por el último vuelo del transbordador espacial de la NASA, piloteado por Hurley, en 2011. Desde entonces, los astronautas de la NASA han tenido que subir a órbita a bordo de la nave espacial Soyuz de Rusia.

“Es increíble, el poder, la tecnología”, dijo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien estaba en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral en Florida para el lanzamiento.

El primer intento de lanzamiento de la misión el miércoles se suspendió a menos de 17 minutos restantes en la cuenta regresiva. El clima nuevamente amenazó el lanzamiento del sábado, pero se despejó a tiempo para comenzar la misión.

El jefe de la NASA, Jim Bridenstine, dijo que reanudar los lanzamientos de astronautas estadounidenses en cohetes fabricados en Estados Unidos desde el país es la principal prioridad de la agencia espacial.

“Estoy dando un suspiro de alivio, pero también diré que no celebraré hasta que Bob y Goug estén en casa a salvo”, afirmó Bridenstine.

Para Musk, el lanzamiento representa otro hito para los cohetes reutilizables, que su compañía fue pionera, para hacer que los vuelos espaciales sean menos costosos y más frecuentes. Y marcaría la primera vez que los vehículos espaciales desarrollados comercialmente, propiedad y operados por una firma privada y no la NASA, han llevado a estadounidenses a la órbita.

La última vez que la NASA lanzó astronautas al espacio a bordo de un vehículo nuevo fue hace 40 años al inicio del programa del transbordador espacial.

El regreso a la Luna y la colonización de Marte están un paso más cerca

Si todo sale bien y la misión Demo-2 concluye con éxito dentro de varias semanas la humanidad habrá dado un paso hacia delante muy importante en la consecución de dos nuevos hitos: el regreso a la Luna y el inicio de la colonización de Marte. A finales del año pasado Donald Trump ordenó a NASA adelantar a 2024 la próxima misión a la Luna, y los vehículos de SpaceX tendrán un rol esencial en este programa.

Regresar al satélite natural de nuestro planeta es interesante por varias razones. Una de ellas es estudiar la viabilidad de la extracción del helio-3 que se acumula bajo su superficie, un elemento que podría resultar clave en los futuros reactores de fusión nuclear. Pero en un plazo previsiblemente mucho más corto la Luna será una parada necesaria de camino hacia Marte porque su reducida gravedad permite a las naves despegar con mucha menos energía de la que necesitan para escapar de la gravedad terrestre.

Colonizar Marte sin establecer previamente una base en la Luna no será posible. Pero Elon Musk parece tenerlo todo atado, tanto que en varias ocasiones ha asegurado que su plan pasa por colocar a los primeros hombres en el planeta rojo en 2025. Veremos si consigue cumplir su objetivo, pero, desde luego, hoy ha dado un paso muy importante en esta dirección.