Primarias demócratas en EE.UU: una encrucijada entre “Socialistas” y “Moderados” para enfrentar a Trump

Cory Booker, Bernie Sanders, Donald Trump, Elizabeth Warren y Kamala Harris

A falta de un año y medio para celebrarse las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, casi una veintena de demócratas aspiran a competir contra Donald Trump para suceder el mando principal en la Casa Blanca. Contienda que rumbo a las primarias del Partido Demócrata, está perfilando candidatos progresistas, que ponen a la política económica, como el foco de discusión.

El progresismo, impulsado por un activismo de izquierda dentro del partido, está encabezado por el Senador Bernie Sanders y la Senadora Elizabeth Warren, mientras que otras figuras destacadas como las Senadoras Kamala Harris (aspira a ser la primer presidenta de los EE.UU. de origen afroamericano) y Kirsten Gillibrand mantienen distancia o un estilo moderado como el ex-congresista Beto O’Rourke.

En este contexto, se observa en lo últimos meses, un entusiasmo por parte de algunos sectores de votantes por candidatos que toman posiciones más progresistas que antes ya que en anteriores elecciones todo se centraba en sus vidas personales o la política exterior, pero por primera vez los demócratas tienen un debate en serio sobre la dirección económica de Norteamérica en materia de Educación, salud, medio ambiente y redistribución de las riquezas.

La campaña hoy presenta a un Bernie Sanders proponiendo que el estado pague la matricula en las universidades públicas, Medicare For All (Cobertura médica para todos) y la aprobación del Green New Deal (política ambiental) presentado por la joven congresista Ocasio-Cortez. A su vez, la Senadora Warren, plantea un impuesto a las riquezas y que los trabajadores con participación sindical tengan una fuerte representación en las juntas directivas de empresas. Por su parte, Kamala Harris y el Senador Cory Booker, se han comprometido a aliviar la carga impositiva de la clase media estadounidense y el Alcalde Pete Buttiggieg de South Bend (Indiana), también lanzado a la presidencia, propone regular la competencia y terminar con los grandes monopolios.

Esta claro que son los activistas quienes están influyendo dentro del partido hacia un giro a la izquierda, sin embargo, sería un error generalizar esta tendencia hacia todo el electorado demócrata ya que muchos se consideran más centristas o moderados que progresistas.

En definitiva, se ven algunos consensos programáticos entre los diferentes aspirantes a la nominación demócrata, aunque a mi entender, este momento ideológico que atraviesa el Partido Demócrata va más allá de revertir la derrota sufrida por Hillary Clinton en 2016, porque el verdadero desafío político es repensar una Estados Unidos que desde la llegada de Trump al Salón Oval, a presentado una administración por encima de la ley y puesto en riesgo sus instituciones que siempre han sido modelo hasta ahora en el mundo.