27 países de la UE respaldaron el acuerdo para el Brexit

Mientras May se anotó una victoria con la firma del acuerdo, los líderes de las máximas potencias dentro de la UE tomaron la decisión como la culminación de un fracaso regional.

La Unión Europea (UE) junto a los líderes de los 27 países miembros dieron este domingo su respaldo, en Bruselas, al acuerdo que propuso el Reino Unido para abandonar el bloque comunitario, así como a la Declaración Política sobre las relaciones futuras de las partes, tras casi dos años de intensas negociaciones desatadas por el referéndum británico de 2016.

“Es el único y mejor acuerdo posible”, anunció el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, después de una cumbre especial en Bruselas, en la que, además, todas las partes advirtieron que no reabrirán las negociaciones si el Parlamento británico rechaza el texto votado este domingo en la capital belga y sede del bloque europeo.

El acuerdo llegó luego de que, ayer, España levantara su amenaza de veto y aceptara el compromiso de Reino Unido y de la UE de que nunca firmarán un texto que incluya la definición de la soberanía de Gibraltar, un enclave británico en el sur de España, en la ribera mediterránea frente a la costa marroquí, que es reclamado por Madrid.

Tras una breve reunión en la que los líderes respaldaron el acuerdo consensuado con el Reino Unido hace dos semanas, la primera ministra británica, Theresa May, también calificó el texto final como “el mejor acuerdo disponible” y advirtió al Parlamento de su país que, si no lo aprueba, habrá “más división e incertidumbre”.

“Logramos el mejor acuerdo posible, como se ha reiterado hoy, es el mejor acuerdo disponible y es un buen acuerdo para Reino Unido”, aseguró May en una rueda de prensa en Bruselas y prometió que su país “seguirá manteniendo una buena y estrecha colaboración” con Europa.

“Nos vamos de la UE pero no de Europa”, concluyó May.

La premier británica descartó un segundo referéndum, como piden muchos en su país, y adelantó que concentrará todos sus esfuerzos en que el Parlamento apruebe el acuerdo sellado con la UE, un objetivo que no sólo será difícil entre los legisladores opositores, sino también dentro de su propia bancada conservadora.

La presión hacia los legisladores británicos, ahora, no llegará sólo del gobierno de May.

Esta mañana, al llegar a la cumbre, el principal negociador de la UE, Michel Barnier, aconsejó a los parlamentarios votar el acuerdo y les advirtió que un rechazó podría dañar las futuras relaciones bilaterales.

Mientras May se anotó una victoria con la firma del acuerdo, los líderes de las máximas potencias dentro de la UE tomaron la decisión como la culminación de un fracaso regional.

“Estoy triste porque ver el Reino Unido salir de la UE no es un momento de júbilo sino un momento de profunda tristeza y hacemos todo lo posible para que este divorcio sea lo más suave posible. Pero no hay divorcios fáciles”, expresó el presidente de la comisión europea, Jean-Claude Juncker.

El presidente francés, Emmanuel Macron, también lo describió como “un día de luto” para los europeos y la canciller de Alemania, Angela Merkel, dijo sentir una mezcla de “tristeza” por avanzar hacia el Brexit y “alivio” por haber logrado un acuerdo entre las partes en un contexto complicado.

Entre la oposición británica, en cambio, el rechazo al acuerdo fue mayoritario.

“Este es un mal negocio para el país. Es el resultado de un rotundo fracaso de negociación que nos deja en el peor de los mundos. Nos da menos poder de decisión sobre nuestro futuro y pone en riesgo el empleo y el nivel de vida”, criticó el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn.

El jefe laborista adelantó, en consecuencia, que su partido se opondrá al acuerdo en el Parlamento. Prometió, en cambio, buscar un plan alternativo y sensato que una al país.

A su vez, la principal ministra escocesa, Nicola Sturgeon, criticó el pedido de apoyo que lanzó este domingo la premier británica May en una carta abierta y lo calificó como un intento “desesperado” para justificar un mal acuerdo.

Pidió a los legisladores que rechacen el acuerdo firmado este domingo y argumentó que el mismo rompió las promesas hechas a la industria pesquera, por ejemplo.

El Reino Unido deberá dejar la UE en marzo de 2019 y entrará en un período de transición de casi dos años, en los que ya no tendrá poder de decisión sobre las leyes del bloque.