La negociación del Brexit busca entrar en su fase final

La primera ministra británica Theresa May llega a la sesión de la cumbre de UE, este jueves en Salzburgo. SEAN GALLUP

Los líderes de la Unión Europea presionarán por un acuerdo Brexit el próximo mes, pero advirtieron el jueves a la primera ministra Theresa May que si no ceden en el comercio y la frontera irlandesa en noviembre están listos para enfrentar a Gran Bretaña.

El Reino Unido quiere desgajarse del mercado interior (inicialmente mercado común) y de la unión aduanera (arancel exterior común), dos pilares fundadores del espacio comunitario (y del propio éxito económico británico). Pero ambos objetivos prefiguran una línea de separación hacia afuera. O mejor, trasladan esa divisoria al interior de la UE: a la isla de Irlanda, entre la República independiente del Eire y el Ulster norteño que aún forma parte del Reino Unido.

La UE se ha fijado octubre como plazo límite para cerrar un acuerdo sobre el Brexit y cumplir con el calendario previsto, un objetivo que los Veintiocho formalizarían en una cumbre en noviembre, ha anunciado, por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. “El momento de la verdad para las negociaciones del Brexit será el Consejo Europeo de octubre. [En ese mes] esperamos el máximo avance y resultado en las negociaciones”, ha expuesto Tusk en una rueda de prensa tras la cumbre de Salzburgo. Si sentimos que vamos a ser capaces de finalizar y formalizar nuestro acuerdo en noviembre, convocaré esta reunión extraordinaria, que tendría lugar el 17 y 18 de ese mes, ha añadido Tusk.

En cualquier caso, ha subrayado que esa posible cumbre no se organizaría, como emergencia, sino como remate de unas negociaciones efectivas antes de octubre y durante la reunión del Consejo Europeo de ese mismo mes. Significa que nuestros socios que están aquí tienen absolutamente claro que lo que necesitamos hoy es determinación común en ambas partes para terminar nuestras negociaciones en octubre, pero para algunas cuestiones legales y formales necesitaremos una cumbre para formalizar este acuerdo, ha explicado Tusk. A continuación, ha insistido en que «sin un gran final en el sentido positivo de esa palabra en octubre no hay razón para organizar una reunión especial en noviembre.

La plena unidad de la UE

El político polaco ha asegurado que los veintisiete países que permanecerán en la UE tras el Brexit han vuelto a confirmar su plena unidad. Ha agregado que no habrá pacto de retirada sin una solución sólida, operativa y legalmente vinculante para Irlanda y que se ha llegado a un acuerdo para formular una declaración política conjunta que facilite la máxima claridad posible en las relaciones futuras. Además, ha indicado que todos los socios han coincidido en que, aunque hay elementos positivos en la propuesta de May para la futura relación (Chequers), el marco propuesto para la cooperación económica no funcionaría porque amenaza con socavar el mercado común.

El primer ministro de Holanda, Mark Rutte, también se ha pronunciado sobre la posibilidad de organizar una cumbre extraordinaria en noviembre sobre el Brexit. Tenemos que tomar en consideración la opción de que haya tanto sobre la mesa que no podamos finalizar todo en octubre, ha comentado sobre la idea de una reunión adicional.