La fragmentación del Mercosur: Brasil apunta al Tratado de Libre Comercio con la UE y Argentina se opone

Los países del Mercosur asistirán durante esta semana a la Cumbre Unión Europea  – CELAC que se realizará en Europa. Con el objetivo de aumentar la cooperación, los países del Mercosur enfrentan el desafío de aunar criterios y negociar como bloque frente a la UE, o bien, de revisar la estructura interna del bloque y permitir la celebración de acuerdos por países, “en distintas velocidades”.

Bruselas se prepara para recibir a los dirigentes de la Unión Europea, América Latina y el Caribe, los días 10 y 11 de junio, en el marco de la Cumbre UE-CELAC de 2015, bajo el lema “Modelar nuestro futuro común: trabajar por unas sociedades prósperas, cohesivas y sostenibles para nuestros ciudadanos”.

La reunión intenta afianzar la cooperación y el diálogo, tanto a niveles políticos como económicos, entre los bloques de países ubicados a ambos lados del Atlántico, por lo que, será el marco propicio para llevar a adelante las negociaciones entre Mercosur y Unión Europea, retomando la idea del Tratado de Libre Comercio entre bloques.

Es en esta negociación en la que se pondrá toda la atención, debido a la tensión que este acuerdo genera dentro del bloque de países sudamericanos. Brasil, encabezará las reuniones con los dirigentes europeos buscando abrir sus mercados, mientras que Argentina se muestra mucho más reticente a la apertura de su economía.

Los bloques  comenzaron las negociaciones para conformar un área de libre comercio birregional en abril de 2000, pero no han llegado a un acuerdo definitivo en todos estos años. Sin embargo, la situación en diferente ahora, porque Brasil, miembro fundamental del Mercosur, ha cambiado su percepción en política exterior y hoy busca abrirse al mundo.

En este sentido se pronunció  el Ministro de Desarrollo, Industria y el Comercio Exterior de Brasil, Armando Monteiro Neto,  quien expresó: “Brasil hizo una construcción importante con el Mercosur. Fue una larga construcción institucional. Reconocemos el Mercosur como algo importante, pero el Mercosur no puede constituirse en una traba a la posibilidad de que Brasil busque una forma de inserción en otros bloques económicos”.

En un contexto de desaceleración económica, Brasil intenta ahora reactivar su competitividad a partir de la apertura de sus mercados y aumento de exportaciones, y esta noción es compartida por Uruguay y Paraguay, pero no por Argentina. En apoyo al Gobierno de Dilma Rousseff, el mandatario uruguayo Tabaré Vázquez expresó que en caso de no poder negociar como bloque, los países deberían  “avanzar de distinta manera”.

Tanto Dilma como Tabaré buscan  sortear la oposición de Argentina a partir de la revisión de la Decisión  32/2000 del Mercosur, que impone a los países miembros la firma de acuerdos en bloque y la imposibilidad de negociar por separado.

Así las cosas, mientras la UE ratifica su interés por sellar el Tratado comercial, los representantes del Mercosur deberán debatir en la Cumbre si revisarán la normativa del bloque y llevarán adelante acuerdos por separado, o si, en cambio, apuestan por la integración regional y logran presentar una propuesta conjunta que unifique las pretensiones de todos los miembros.