El Gobierno confirmó que piensa establecer un bono para privados de 5 mil pesos

Así lo anunció el ministro de Trabajo y Producción; no se descarta que la medida vea la luz como un decreto firmado por el presidente Mauricio Macri.

El gobierno nacional confirmó la mañana de este martes el bono para los trabajadores del sector privado. “Empezamos a conversar la posibilidad de establecer algún tipo de compensación para los privados como se hizo en la parte estatal”, dijo el ministro de Producción, Dante Sica, en diálogo con radio La Red.

“Quedamos en mirar el índice de inflación del jueves, volver a sentarnos para evaluar la mejor metodología, pero tomamos como referencia el bono que se le dio a los estatales, de 5 mil pesos; trabajamos sobre eso”.

Según consigna Infobae en base a una fuente de Casa Rosada, una de las posibilidades que analiza el Gobierno sería la firma de un decreto por parte del presidente, Mauricio Macri.

“Nosotros pretendemos que sea de carácter obligatorio, en la ecuación trabajador-empresa el que más padece la realidad económica y social es el trabajador. Estamos muy preocupados, la situación de deterioro social viene de hace muchos meses y en los últimos meses se ha acentuado, por lo que todo lo que pueda aliviar o ser paliativo bienvenido sea”, destacó Andrés Rodríguez, titular de UPCN, en radio Futurock.

Según explicó Sica, “el salto inflacionario que estamos sufriendo producto de la devaluación después de las PASO, está generando bastante inquietud por la perdida de salario real”. Sin embargo, agregó que “hay que evaluar muy bien el impacto de este tipo de bono en las pequeñas empresas, porque no solo tenés un impacto inflacionario sino en muchas se secó mucha la plaza en términos de financiamiento de corto y puede generar un perjuicio”.

El titular de la cartera de Producción recibió ayer -junto a Stanley- a la cúpula de la CGT representada por Carlos Acuña, Armando Cavalieri, Gerardo Martínez, Andrés Rodríguez y Héctor Daer. Durante el encuentro, los líderes gremiales expresaron su preocupación por la profundización de la pobreza y el impacto de la inflación en los precios de los alimentos que afecta de manera directa a los sectores más desprotegidos y a los desempleados.