Curiosidades del rodaje de la secuela de Mary Poppins

La producción tuvo sus riesgos, y el rodaje de la película dejó algunos datos curiosos.

El regreso de Mary Poppins es uno de los títulos más esperados para los próximos meses, con Emily Blunt en el papel de la tradicional niñera que en 1964 interpretó Julia Andrews y que se convirtió en un emblema del cine.

En todos sus trajes, Emily Blunt lleva un moño en el cuello de la blusa. Los moños, que varían de tamaño y color, son un guiño al vestuario diseñado por Tony Walton en la primera película.

La cola del barrilete con el que Mary Poppins llega volando en El regreso de Mary Poppins es la banda que la Sra. Banks (Glynnis Johns) llevaba en la película original.

La construcción del set del parque abandonado que se erigió en el Estudio A, donde se rodaron partes de la canción y el número de baile más importante de la película: Trip a Little Light Fantastic requirió unas 26 semanas. Constaba de cinco niveles, una fuente, un puente, un invernadero y múltiples rampas para acrobacias. La escena contó con 21 faroleros bailarines, cuatro dobles de riesgo de los faroleros, ocho faroleros en bicicleta y 18 escaleras, 16 bicicletas y 28 postes de alumbrado.

En El regreso de Mary Poppins, en el ático de la casa de los Banks se pueden ver reproducciones de varios juguetes que se encontraban en el cuarto de los niños Banks en la primera película, incluidos la esfera de nieve de la catedral de St. Paul, una caja sorpresa y bloques de madera que forman la palabra Mary Poppins. La mesa con tapa de mármol blanco que se encuentra en la entrada de la casa de los Banks pertenece a la primera película y actualmente forma parte del mobiliario del Club 33, exclusivo para miembros de Disney ubicado en la New Orleans Square del Disneyland Resort.

La diseñadora de vestuario Sandy Powell y su departamento crearon 448 trajes originales para la película, todos auténticos de la moda londinense de la década de 1930.

El sombrero de paja rojo que lleva Mary Poppins cuando llega a la casa de los Banks está adornado con un pequeño petirrojo: un homenaje al robot animatrónico del pajarito utilizado en la primera película que entona con Mary Poppins la canción: A Spoonful of Sugar. El petirrojo, tallado en corcho, con un pico de cuero, cuentas en los ojos y plumas bordadas con hilo de seda, terminó siendo la pieza más pequeña y más compleja que creó el departamento de vestuario. Está sujetado con un alfiler para que Mary Poppins lo pueda sacar fácilmente y usar en diferentes sombreros.