15 de febrero: Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer Infantil

186

DALUCH~1

Se conmemora hoy, 15 de febrero, con el objetivo de sensibilizar y concienciar a la comunidad, respecto de la importancia de esta problemática y de la necesidad de un acceso rápido al diagnóstico y tratamiento adecuado.

 

El Hospital Garrahan difundió que casi el 80% de casos de cáncer infantil se curan y tienen buen pronóstico de sobrevida. Marcelo Scopinaro, presidente del Consejo de Administración, destacó que en este establecimiento se trata “a un tercio de los casos de cáncer infantil que se producen en Argentina; lo importante en este tema tan sensible es saber que un alto porcentaje de casos de cáncer en chicos se cura”.

“La tasa de supervivencia que tenemos en el hospital es alta. En el caso de los tumores germinales la cura alcanza al 90% y lo mismo sucede con los linfomas de Hodgkin. Tras la cura, el niño sigue en tratamiento en el hospital, realizamos un seguimiento integral de su salud y las consecuencias de la enfermedad”, afirmó Pedro Zubizarreta, jefe del servicio de Oncología y Hematología.    Tras la cura de la enfermedad la vida del niño puede desarrollarse normalmente. Los cuidados, afirmó Zubizarreta, no están muy lejos de los que debe tener cualquier persona para llevar una vida sana: no fumar, cuidarse del sol, comer frutas y verduras y prevenir la obesidad.

En todo el país, se estarán realizando durante toda la jornada, distintas actividades para difundir la importancia de una detección temprana, uno de los factores más importantes en la posibilidad de curación. La respuesta al tratamiento que suele combinar distintos recursos terapéuticos, como la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia.

según datos aportados por el Registro Oncológico Hospitalario Argentino (ROHA), se reportaron 12.740 casos de cáncer en niños menores de 15 años durante el periodo 2000-2009. La misma fuente reporta una incidencia de cáncer infantil de 128 casos/millón de niños/año”. La mayoría de estos pacientes -más del 60%- son niños recuperados de su enfermedad.

Los especialista coinciden que estas altas tasas de curación, los coloca ante una nueva responsabilidad: evitar consecuencias permanentes por la localización tumoral o a los tratamientos recibidos. Como cada vez hay más pacientes que vencen a la enfermedad, la palabra  ´sobrevivientes´ se aplica ahora más frecuentemente para definir a los niños que a lo largo del tiempo no repitieron signos de su enfermedad inicial.

Sin embargo, muchos de ellos pueden tener efectos no deseados de índole física, psicológica o social, que puede terminar en causa de distintos tipos de exclusión. Por eso la atención medica se centra cada vez más en estos pacientes recuperados, hoy adolescentes o adultos, con el sentido de detectar precozmente alteraciones que puedan incidir o perjudicar en las distintas esferas de su vida posterior.