Corea del Sur está construyendo un servicio de 5G capaz de descargar películas en un segundo

corea

Corea del Sur, una de las naciones más conectadas del planeta, anunció a comienzos de año un plan de 1,6 billones de won (1500 millones de dólares) para ejecutar un servicio inalámbrico de avanzada lo suficientemente rápido para descargar largometrajes en un segundo.

El Ministro de la Ciencia dijo que el objetivo es implementar la tecnología – algo así como 1000 veces más veloz que los servicios 4G actualmente disponibles – durante los próximos seis años.

“Hemos ayudado a impulsar el crecimiento nacional a través de servicios 2G en los 1990s, 3G en los 2000s y 4G en los 2010s. Ahora es el momento de ser proactivos y avanzar hacia el 5G”, declaró el ministro.

Los países europeos, China y los Estados Unidos están haciendo esfuerzos agresivos para desarrollar tecnología 5G… y nosotros creemos que existirá una fuerte competencia en este mercado durante los próximos años”, aseguró.

La hoja de ruta contempla una prueba del servicio de 5G para 2017 y servicio comercial completo en diciembre de 2020.

La prioridad será desarrollar aspectos claves para la nueva red, incluyendo transmisiones Ultra-HD y holográficas, además de servicios innovadores para redes sociales.

El ministro estimó que las empresas relacionadas podrán incrementar sus ventas a través de aparatos e infraestructura relacionados con el 5G en aproximadamente 331 billones de won entre 2020 y 2026.

El gobierno espera implementar el plan con inversiones y cooperaciones de operadores como SK Telecom y Korea Telecom, además de un abanico de manufactureros como Samsung y LG. También apunta a expandir la industria de la infraestructura en telecomunicaciones, que es relativamente más débil que el sector de aparatos móviles.

Liderado por Samsung – el mayor fabricante de portátiles –, Corea del Sur acumula el 30% del mercado global de aparatos móviles. “Pero la industria de infraestructura en telecomunicaciones solo acumula el 4,4% del mercado mundial, con exportaciones muy limitadas”, dijo el ministro.

Los fabricantes chinos, incluyendo a Huawei, han expandido su presencia en el mercado global desde un 12% en 2007, al 26% en 2012.

Huawei anunció en noviembre que apuntaba a una comercialización del 5G para 2020, con una inversión mínima de 600 millones de dólares para desarrollar la tecnología.

Seúl intenta apoderarse de hasta el 20% del mercado de infraestructura en telecomunicaciones para el 2020, de acuerdo al ministro.

Nuevas oportunidades

Corea del Sur es famosa por estar en primera línea de la tecnología en internet, con velocidades de ancho de banda que se escapan consistentemente de aquellos disponibles en Europa y Estados Unidos.

La tecnología 5G permitirá a los usuarios descargar una película de 800 megabytes en un segundo, comparado con 40 segundos usando 4G, afirmó el ministro de ciencia, agregando que esa velocidad ayudará a las empresas surcoreanas a ganar licitaciones transoceánicas.

Los funcionarios dijeron que el nuevo servicio significará que las personas en trenes bala que tomen velocidades de más de 500 kilómetros por hora podrán acceder a internet, superando el límite de 300 kilómetros por hora actual. “Los trenes bala alrededor del mundo siguen haciéndose cada vez más rápidos. Algunos en China superan los 500 y 600 kilómetros por hora”, dijo un ministro que rehusó ser citado. “Si tenemos la tecnología para permitir un acceso a internet veloz en dichos trenes, pueden abrírsenos nuevas oportunidades a nivel global”, dijo.

Hemu-430x

Samsung Electronics anunció en mayo que había probado tecnología 5G con éxito, alcanzando transmisiones de datos de más de un gigabyte por segundo a una distancia de dos kilómetros.

Samsung aseguró que ha encontrado la manera de emplear ondas de bandas milimétricas que había sido, hasta la fecha, un cuello de botella para la industria móvil.

La prueba requirió de 64 elementos de antena, que según el titán de la tecnología ayudaban a superar las “características de propagación poco favorables” que impedían que los datos recorrieran distancias muy largas.

Sin embargo, dejó en claro que la tecnología no estaría disponible de manera comercial sino hacia el final de la década.

AFP