Alternativa a la cirugía: crean una inyección que aumenta el busto de manera temporal

senosEste método causa furor en Estados Unidos y es una opción para esquivarle al quirófano. Basta de push-ups, corpiños armados y siliconas peligrosas. Enteráte de qué se trata esta práctica sin riesgos que ya da de qué hablar en Argentina y todo el mundo.

 

En la actualidad se ha puesto en tela de juicio el tema de las cirugías estéticas, en especial las de busto, por las graves consecuencias que pueden traer a largo plazo los implantes en la salud de las mujeres. Ahora ha aparecido una nueva alternativa que ha ganado popularidad en Estados Unidos para evitar el bisturí.

Se trata de unas inyecciones de solución salina que aumentan el tamaño de los pechos de manera temporal, por uno o dos días. La práctica consiste en inyectar la misma por detrás de cada glándula mamaria, en cantidades de 200 centímetros cúbicos (o más, hasta llegar al volumen deseado), explicó el profesor doctor Patricio Jacovella, director de la carrera de especialista y jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital de Clínicas de la U.B.A. al portal Entremujeres.com.

Esta técnica comenzó a utilizarse en mujeres que deseaban ver cómo les iban a quedar las prótesis de silicona antes de operarse los senos. Pero con el tiempo, las aplicaciones fueron solicitadas por pacientes que querían un incremento momentáneo antes de una fiesta, casamiento, vacaciones o algún momento especial.

Respecto a los riesgos del procedimiento, según los especialistas casi no habría. “La solución salina es suero fisiológico, un producto 100% inocuo que es el mismo que se utiliza para hidratar a un paciente o cuando se coloca un suero. En definitiva, esta solución es como el agua mineral si lo comparamos con una bebida”, detalló el cirujano plástico Fernando Felice, director médico del Centro de Estética Vesalio, al mismo medio.

Consideraciones importantes a tener en cuenta: que la intervención sea realizada por un médico especializado en cirugía; “es importante que se obtenga un producto estéril para inyectar; y por último, como la duración es escasa, la solución se puede absorber de manera despareja y asimétrica”, aclaró el especialista.

¿Por qué este fenómeno de belleza causa furor en Norteamérica y acá no se utiliza? Es simple, afirma Felice: el procedimiento no se realiza de manera habitual en Argentina y otros países “porque su efecto es limitado a 1 o 2 días, no puede reemplazar a una cirugía”.