Nirvana gana el juicio contra Spencer Elden por la tapa de Nevermind

La famosa tapa del álbum Nervemind fue protagonista de un escándalo. Desde hace un tiempo, Spencer Elden demostró su enojo con Nirvana y hasta decidió presentar una demanda.

Cuando hablamos de Nirvana, es imposible no pensar en los grandes éxitos que alcanzó. Aunque la banda se disolvió hace muchísimos años, continúa siendo uno de los grupos musicales más aclamados y aplaudidos por el público.

Consiguió millones de fanáticos de todas las edades y en todas partes del mundo. Entre ellos, se encontraba Spencer Elden, quien tuvo la oportunidad de ser el protagonista de la tapa del famoso álbum Nevermind. Aunque durante mucho tiempo estuvo orgulloso de dicho logro, de un momento a otro decidió presentar una demanda.

El protagonista del disco había acusado a la banda de pornografía infantil. De esta manera, pedía una indemnización de 150 mil dólares por daños y perjuicios. “Los acusados promocionaron pornografía infantil de Spencer de manera intencional y comercial e hicieron uso de la impactante naturaleza de su imagen para promocionarse a sí mismos y su música a costa de Spencer”, aseguraba la demanda.

Después de haberse enfrentado durante varios meses, finalmente Nirvana se convirtió en el ganador. De acuerdo con el medio Independent, un juez de Los Ángeles decidió desestimar dicha acusación y aseguró que Spencer Elden “esperó demasiado“ para reclamar. Ya que se quejó más de 10 años después de tener consciencia de la portada que protagonizó.

Dicha demanda fue presentada contra los miembros restantes del grupo, los herederos del mismo, productores y también contra el fotógrafo que realizó la sesión. Esta fue la tercera versión de la demanda, pero el rechazo del juez evita que el muchacho pueda presentar una cuarta.

La primera vez que comenzó este escándalo, la audiencia quedó sorprendida ante el enojo de Spencer. Principalmente, porque el muchacho solía mostrarse muy feliz con la fotografía que había realizado de bebé y de haber formado parte de la historia de la banda. Tal es así, que en varias oportunidades recreó la famosa imagen.

Además de recrear la fotografía en su propio hogar, el joven también rehizo la portada para la revista Rolling Stone por el décimo aniversario del álbum. Sin embargo, parece que ya no disfruta ser conocido como “el bebé del álbum de Nirvana“. Al internar dejar atrás su pasado, el muchacho se enfoca en su carrera como modelo y artista callejero.