Verano: consejos para elegir tu bronceador

Llega el verano y las vacaciones y todos queremos estar bronceados para las fiestas. Lo cierto es que no es tan fácil y tampoco se puede hacer de un día para otro. En esta nota te dejamos todos los consejos que necesitas.

Además de tener en cuenta el horario y el tiempo en que nos exponemos al sol, debemos utilizar una buena protección para cuidar nuestra piel de las quemaduras, marcas o sequedad.

Lo primero que debemos saber es que no es lo mismo bronceador que protector. Cuando hablamos de bronceador no estamos refiriendo a  un producto que contribuye a obtener bronceado pero no siempre está asociado a un factor de protección solar (FPS). Por lo tanto, la piel no va a estar protegida adecuadamente.

Protector solar y pantalla solar no son productos diferentes sino de terminologías distintas. Actualmente, se está dejando de utilizar la palabra “pantalla” puesto que no existen los términos “absolutos”, no hay una protección total, del 100%.

De ahí que hablamos de protectores solares con protección muy alta, alta, media y baja, de acuerdo a su FPS. Esta es la forma correcta de hablar de protección solar.

¿Qué indica el FPS?

El Factor de Protección Solar (FPS) es el índice de la capacidad protectora de un filtro frente a los efectos nocivos de la radiación solar sobre la piel.

Existe un modo práctico de definir el FPS: indica el múltiplo de tiempo que se puede exponer una piel al sol sin experimentar eritema (enrojecimiento de la piel) en relación al que se podría exponer sin necesidad de filtro solar.

Es decir, si una persona en un momento determinado puede soportar, sin riesgo de quemaduras, una exposición al sol de 5 minutos, en presencia de un filtro que tuviera un FPS de 5, podría resistir una exposición solar de 25 minutos.

Los filtros solares tienen una eficacia óptima cuando se aplican aproximadamente 30 minutos a una hora antes de la exposición al sol, de manera que puedan penetrar en la piel. Todos los filtros solares deben ser aplicados nuevamente después de bañarse o sudar. Incluso los filtros solares etiquetados como “impermeables” o “resistentes al agua” son retirados por el secado con toalla y la sudoración, y se deben reaplicar cada dos horas.

¿Cuál es el adecuado para cada tipo de piel?

El tipo de protector solar a utilizar va a depender de las características de cada piel, es decir, del fototipo cutáneo de cada persona. A menor fototipo (pieles muy blancas, ojos azules y pecas) mayor será el factor de protección solar que necesitará la piel para mantenerse protegida del sol.

fatores