San Valentín: Te hacemos una lista de los regalos que NO tenés que hacer

Es un hecho que los hombres prefieren las cosas prácticas y sencillas, por lo que en ocasiones no pierden ni tiempo, ni mucho menos la cabeza, en estar pensado que le regalarán a su pareja en un fecha especial como esta. 

Por suerte, un grupo de especialistas realizó un listado de los regalos que más desagradan a las mujeres en San Valentín. ¡No te pierdas esta nota!

Electrodomésticos

Lo que menos queremos saber en ese día es de actividades domésticas, por lo que un electrodoméstico no es una buena idea. Además, ¿Sólo me querés en la cocina?

Adiós a las cremas

Podría resultar un poco ofensivo, más si se tratan de antiarrugas, anticelulitis, o piel reseca, lo que nos haría pensar que ya no somos atractivas para nuestra pareja y podría arruinar el momento. Este tipo de regalos denota insinuaciones que no nos interesa saber.

Muñecos de peluche

No podemos negar que son lindos, pero también es una realidad que son estorban, ocupan espacio y por supuesto se llenan de polvo. Honestamente es algo que resulta inútil y sin sentido. Son carísimos y ya no somos niñas. Algo que se puede ver como “romántico”, algunas lo vemos como ridículo. ¡Ah! y menos que menos se te ocurra rociarlo con tu perfume.

Flores

A varios hombres les da pena llevar un ramo de flores por la calle, pero si ya te armaste de valor para llegar con este regalo, trata que sean finas, no estén secas, y no se le caigan los pétalos al mínimo roce. Pero lo más importante nunca, pero nunca, regales flores de plástico  porque son de cementerio; posiblemente te tiren el ramo por la cabeza.

Siendo este un mínimo listado de los “NO”, también podemos sumar a esa categoría la ropa. Muchas mujeres – no todas- somos bastante exquisitas al momento de elegir nuestro vestuario. No se trata de un lindo color y listo. Miramos tela, cortes y muchas otras cosas más. Así que si decidís subirte a este viaje,  que la prenda tenga cambio.

Si tendría que darte alguna que otra recomendación una buena cena es un gran regalo; un buen perfume también y por qué no un plan al aire libre disfrutando el calor de febrero.