Los grupos extremistas Boko Haram y Estado Islámico consolidan su alianza

091911-global-boko-haram1

El portavoz del grupo terrorista EI, Abu Mohammed al Adnani, confirmó en el día de hoy a partir de un video difundido en internet la aceptación del juramento de lealtad del líder de la milicia nigeriana Boko Haram. Con este anuncio, se consolida la unión entre los dos grupos terroristas, quienes además anunciaron posibles ataques contra Occidente.

Una semana atrás, el líder extremista nigeriano Abubakar Shekaule le comunicaba a ISIS que Boko Haram estaba dispuesto a “escuchar y obedecer tanto en tiempos de prosperidad como en tiempos de dificultad”.

El grupo terrorista radicado en Nigeria, con ramas en Libia y Egipto, buscaba de esta manera aliarse con Estado Islámico, quienes tienen asentamiento en Irak y Siria, ampliando así la presencia territorial de ambos en su accionar por la imposición del Califato.

“Anunciamos nuestra lealtad al califa de los musulmanes (…), soportaremos que se discrimine en nuestra contra, y no disputaremos el gobierno de los que están en el poder, salvo en caso de infidelidad evidente de la que haya una prueba de Alá”, indicó el mensaje.

En el día de hoy, ISIS aceptó el juramento de lealtad de Boko Haram. “Les comunico la buena noticia de que el califato se ha extendido al oeste de África ya que nuestro califa ha aceptado el juramento de lealtad de nuestros hermanos”, manifestó el portavoz de Estado Islámico.

Además, ISIS sostiene en su mensaje que “las victorias de las que hablan los cruzados en sus canales satélites son exageraciones”, manteniendo que caerán antes País, Roma y la Península Ibérica antes que los territorios ocupados por el extremismo islámico.

La alianza se consolida en un momento en que ambos grupos radicales luchan contra ofensivas militares, en el caso de Boko Haram, enfrentando  a las fuerzas de Chad y Nigeria, y en el caso de ISIS, luchando contra en Ejército iraquí y  la coalición internacional liderada por Estados Unidos en los territorios ocupados.

La unión preocupa a Occidente por tratarse de los dos grupos más extremos en su lucha por la imposición de la Sharia y por el aumento de la zona de influencia de ambos, al extenderse ahora desde Irak y Siria hasta el oeste del Continente Africano.